Etiquetas

martes, 3 de marzo de 2015

"Borgen" - Temporada 2

"Borgen" es una de las series que últimamente se ha conocido gracias al boca oído. Ha pasado de ser un producto poco conocido e incluso minorista, a ser reconocido como una serie a la cual muchos optan por tomarla como ejemplo de como se debería gobernar un país. Además los aficionados, comienzan a comentar la manida y nada desencaminada idea de que un producto de este estilo, no se podría realizar en las televisiones más latinas o mediterráneas, subrayando por encima de todo, su imposibilidad en una producción española. Desde luego, sorprende la libertad con la que la televisión danesa ahonda en la realidad más interna de la gobernación del Dinamarca, evitando esconder las desavenencias, diferencias y malos rollos, habidos y por haber en el uso del poder y sus extrañas alianzas.
Respecto  a la trama, la presidenta Nyborg, moderada, sigue gobernando el país con una minoría endeble, siempre dependiente de los apoyos de socialistas y verdes. En su entorno privado, su relación con su marido termina por deteriorarse, y comienzan a aparecer ciertos problemas de adaptación en su hija adolescente, lo que le llevará a tomar alguna que otra decisión drástica en su situación de Jefa de Gobierno. Por otro lado, el personaje del jefe de prensa de la Presidenta, Kasper, sigue intentando olvidar ciertos sucesos que sufrió en su niñez, que sin duda, afectan a su relación con Katrine, la periodista, con la que pretende mantener una relación, y que, a su vez, va abriéndose camino en el mundo del periodismo. 
Sin embargo empiezo a vislumbrar ciertos aspectos que me empiezan a chirriar en la serie. No puedo negar su valentía y transparencia en la manera de contar y tratar distintos aspecto de la vida política del país. La homosexualidad como arma de chantaje, la política de intervención militar en el extranjero, su intermediación en conflictos de áfrica, las posiciones socio económicas que la presidenta pretende tomar para mejorar las condiciones de vida de sus ciudadanos y como no podía ser menos, la delgada línea que separa la privacidad de su vida con su servicio a la nación, son temas que se tratan con cierta hondura y desarrollo. Pero, la cuestión, es que a veces estos, creo que resultan mal desarrollados o incluso irreales, difíciles de verse en la realidad de un gobierno europeo.
Muchas personas que conozco dicen que ojala en España se pudiera dar un gobierno tan dialogante y abierto. La cuestión es que estamos disfrutando de un producto de ficción y como tal, cercano a la realidad, pero en absoluto posible, en determinados frentes. La resolución de la intervención danesa en el conflicto africano en el que media, es ridícula y difícil de que se realice tal como lo representan. La situación mediática que rodea los problemas de su hija, tal como los presenta la serie, son difícilmente creíbles... Y así, con algunos otros asuntos que se producen. No quiero quitar valor a un producto bien elaborado, entretenido y realizado con seriedad. Pero no puedo dejar de pensar, que algunas de las resoluciones de los asuntos tratados, francamente no los creo posibles en la problemática de un gobierno europeo actual, donde la ideologías y las prioridades personales, terminan por entorpecer algunas de las resoluciones que se dan en la serie danesa. Insisto en la calidad de "Borgen" pero entiendo que hay que verla desde cierta distancia, sin la cual, terminaríamos deseando vivir en Dinamarca, votar a los moderados de Nyborg y deseando invitarla como amiga a tomar un té en nuestra casa. Demasiado cercana, como irreal. Por cierto, que la 3ª temporada ya está a nuestra disposición. A ver que derroteros toma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario