Etiquetas

jueves, 29 de enero de 2015

"Mal encuentro a la luz de la luna" - W. Stanley Moss

Creta, abril de 1944. Dos oficiales británicos de los servicios especiales del ejército, desembarcan durante la noche en una pequeña playa de la isla ocupada por los alemanes. Allí les esperan un grupo de guerrilleros cretenses. Su misión, secuestrar al general Kreipe y trasladarlo a El Cairo. El oficial de los Coldstream Guards,  Billy Stanley Moss y su amigo y conocedor de la isla, Paddy Leigh Fermor, son los protagonistas de aquella aventura, redactada en un diario a lo largo de su estancia en Creta. La editorial Acantilado ha publicado estas memorias de Stanley Moss, añadiendo algunos comentarios aclaratorios del propio oficial y unos apéndices de Leigh Fermor. 

Día a día, el joven oficial y aventurero, describe los movimientos, planes y acciones que realizaron, junto a los valientes guerrilleros cretenses. Su llegada, fue relativamente accidentada, debido a que inicialmente pretendían lanzarse en paracaídas. Finalmente la operación se llevó a cabo desde el mar. A partir del desembarco, confiaron sus vidas a los grupos de resistencia de la isla, con los que pretendían realizar el secuestro y la posterior huida de la isla con el general alemán. El diario se acompaña de un cierto halo de aventura romántica, por parte de los oficiales británicos. No cabe la menor duda de su espíritu patriótico y de compromiso con su misión, pero además, la manera de escribir de Stanley Moss, aporta un carácter de espíritu superior y salvador, con respecto a los combatientes cretenses, con los que mantendrá buenas migas y a los que estará inmensamente agradecido por sus servicios en la isla. De ahí la sensación de que realmente los peligros que pasaron durante la operación, no parezcan más que simples contratiempos. 

Es interesante como el autor del diario, a la vez que nos explica paso a paso la consecución del secuestro y su preparación, nos cuenta de manera cercana, la personalidad y características del pueblo cretense, salvaje y familiar a la vez, luchador, guerrero y hospitalario como ninguno. Sus comentarios al respecto, nos aclaran cómo vivieron la invasión nazi, contando su labor guerrillera en los montes y campos. Hasta tal punto, que el dominio de ciertos territorios era muy alto. Por ello, Inglaterra, podía mantener en Creta, diferentes grupos de soldados, en servicio de espionaje, comunicación y apoyo a las guerrillas cretenses. Las cuevas, los barrancos y las montañas, eran territorio hostil para las tropas alemanas y esto permitió la consecución de una misión, en principio difícil de acometer, que necesitó de un gran grado de valentía y como no, un mucho de suerte.   

Un diario muy entretenido, sencillo de leer, con apenas 250 páginas, que describe el día a día de una de tantas operaciones realizadas tras las lineas enemigas, que acometieron los servicios especiales del ejército británico a lo largo del Mediterráneo. 

miércoles, 28 de enero de 2015

Daredevil - Volumen 4 - Tomo 6 - "El Diablo en la Bahía"

Con este número que hoy reseño, comienza la nueva etapa de Daredevil. Nueva, por el cambio de paisaje de sus historias. Huyendo de una Nueva York que no le deja ejercer su profesión, Matt Murdock vuelve a San Francisco, ciudad en loa que vivió hace muchos años. Por lo demás, el equipo creativo se mantiene, para gozo de todos. Mark Waid en el guión y Chris Samnee en los lápices, cumplen su promesa de continuar con una de las etapas más productivas, imaginativas y desternillantes del Diablo Rojo.
     
 Acompañado de su socia/amiga, Kirsten McDuffie, y con un Foggy Nelson rondando por su cabeza, Matt se introduce en la sociedad de San Francisco, como héroe caza delincuentes, y como no, en su papel de ilustre y famoso abogado, que lucha por el bien y por los más necesitados. Su camino, nada más llegar, se enfrenta al secuestro de la hija de la teniente de Alcalde Charlotte Hastert, en quien encontrará un fuerte aliada en sus nuevas andanzas por San Francisco. El núcleo argumental de este tomo, circula alrededor, Max Coledridge, un solitario vigilante, llamado Mortaja, que actúa con métodos no muy legales. A esto añadimos la aparición de Leland Owlsley, El Búho, uno de los primigenios enemigos de Daredevil en Nueva York.
     
Sendos capítulos, uno introductorio y otro final, completan este primer tomo de la 4ª etapa del rojo. El primero, dibujado por Peter Kraus, presenta al lector el viaje a San Francisco, algo sobresaltado gracias a la aparición del villano El Pensador. Por otro lado, en el capítulo final, Waid explica las circunstancias en las que se resolvió el asunto y la desaparición de Foggy Nelson, finiquitando definitivamente su estancia en Nueva York.
       
Su continuidad, colorido y frescura en los guiones, hacen que el trabajo loable del tandem de Waid y Samnee, haga que la línea de aventuras de Daredevil en Marvel, sea una de las más sólidas y brillantes de la actualidad. Gran decisión cambiar personajes, situaciones y como no presentar su reencuentro con San Francisco, mostrando un futuro más que prometedor, lleno de posibilidades y nuevas historias.


martes, 27 de enero de 2015

"Birdman"

A estas alturas referir el argumento de la última película de Alejandro González Iñárritu, sería repetirme sobre algo que en los medios se ha explicado hasta la saciedad. Sin embargo no puedo dejar pasar la ocasión y plantearlo desde mi punto de vista. La trama gira alrededor de un montaje teatral en Broadway, durante los días previos a su estreno. Particularmente se refiere a los tres o cuatro días en los que el grupo de actores realiza las actuaciones de preestreno, donde se liman, los últimos detalles de la obra. Su director y actor principal, es un actor de cine, que interpretó con bastante éxito el personaje de un superhéroe llamado Birdman. El desarrollo de las horas tensas previos al estreno general, así como el peso que soporta el personaje interpretado por Michael Keaton, bajo la rémora y el recuerdo de su interpretación del hombre-pájaro, serán el núcleo dramático de esta fenomenal película.
Nos enfrentamos con un film totalmente actoral, donde el peso y la fuerza de la historia se fundamenta en una serie de magníficas interpretaciones, asentadas en una filmación por parte del director, llena de primeros planos y un falso plano secuencia continuo, que acompaña a los protagonistas a lo largo de las dos horas de metraje. Poco o nada se escapa al espectador, enfrentado a unos diálogos cara a cara de los actores, que no dejan espacio a la mediocridad, ni siquiera a una banal interpretación. La cámara no engaña o engaña poco, y como si fuera una obra teatral, los actores y actrices desnudan sus papeles directamente frente al espectador de manera notable. Keaton, protagonista absoluto, enmarca su personaje con una amplia gama de colores, deambulando entre el drama más trágico y detalles de alta comedia irónica. Su hija en la pantalla, bajo el rostro de Emma Stone, construye muy bien el típico papel de hija rebelde pero fiel. Edward Norton, en un año prolífico en papeles de calidad, interpreta al actor salvador de la obra, famoso, divo, estrafalario, que equilibra y desequilibra a nuestro protagonista, y que realiza una actuación redonda y teatral, en el buen sentido de la palabra. Complementando este grandísimo trío, les acompañan Naomi Watts, Andrea Riseborough, Lindsay Duncan, Zack Galifianakis y Amy Ryan. Sin duda, los diálogos, conforman parte de un estupendo guión y comportan el peso específico de la película.
No puedo dejar de referirme al aspecto técnico. A pesar de parecer una película sin más aspiraciones que obtener buenos diálogos junto a una historia interesante, hay que mencionar el estupendo trabajo de fotografía y montaje. El 80% del film se desarrolla en los camerinos del teatro. La iluminación, los encuadres, la visibilidad que nos prestan las cámaras, consiguen que el propio espectador se integre en lo que sucede entre bambalinas, como si fuéramos testigos directos de cada plano. Se acompaña de un plano secuencia continuo que persigue e interelaciona a los actores y actrices a lo largo de la película, dando continuidad a las escenas. Esto se desarrolla también en los exteriores, tanto en las maravillosas escenas grabadas en el ático del teatro, como las escasas pero impactantes escenas en las calles de Nueva York, en las que el director aporta generosos travellings, que quedarán en mi memoria durante mucho tiempo. 
Ahora, y tras comentar los aspectos, en mi opinión, más importantes de la película, es cuando trataré sobre la aparición de Birdman, del personaje creado años atrás por Keaton en el cine y que interactúa durante la película con el actor-director de la obra de teatro. Esta metáfora cinematográfica, encarna la lucha del protagonista por superar su pasado y dedicarse a la creación teatral, depojándose de algo, que en su opinión lastra su carrera interpretativa. Inárritu decide tomarse al pie de la letra esta intromisión física continua del héroe, personalizando las dudas, miedos y cavilaciones de Keaton, frente al estreno de la obra y al resultado de la misma frente al público y sobre todo, la crítica. Y definitivamente, la aparición del personaje cinematográfico de Birdman es un acierto. Entiendo que provoque reacciones de todo tipo en el espectador, pero sobre todo, logra transmitir esa dualidad entre un pasado cinematográfico basado en un héroe de acción, frente a la intención superior de Keaton por crear un producto propio, real y teatral. Una notable metáfora que encuentra su guinda en un final diferente, abierto y en mi opinión, especialmente acertado.
Será definida como comedia o drama, pero el experimento realizado por Iñárritu, funciona. Un guión medido y lleno de espléndidos diálogos, interpretados por un plantel de buenos actores y actrices, junto a unos complementos técnicos cuidadísimos, conjuntan una obra llena de profundidad, emociones y mucha personalidad. Bravo.

lunes, 26 de enero de 2015

"Don Giovanni" - W. A. Mozart - OSN y Coral Cámara de Navarra

El pasado jueves se estrenó en Baluarte de Pamplona, Don Giovanni, de W. A. Mozart, producción de la Opera de Oviedo, que contó con la participación de la Orquesta Sinfónica de Navarra y la Coral de Cámara de Navarra. El espectáculo formaba parte de la presente temporada de abono y constó de dos actuaciones. Sin duda nos encontramos con una de las óperas más representativas e importantes del compositor, que junto a Cossi fan tutte y Las bodas de Fígaro, forma un triplete que fue un revulsivo, un soplo de aire nuevo y una nueva forma de escribir y representar ópera. La colaboración de Mozart con el libretista, Lorenzo Da Ponte, aportaron a las obras profundidad, una estructura argumental compleja, pero que servía de instrumento para ofrecer al público un mensaje diferente, casi revolucionario.
La obra versa sobre el amante empedernido, Don Giovanni. Tras un escarceo con Doña Ana, mata al padre de la muchacha, en un duelo a espada. La muchacha busca refugio y venganza en la figura de su novio Don Ottavio. A lo largo de la obra, junto a su fiel sirviente Leporello, el romántico rompe corazones, campa a la búsqueda de más mujeres. Doña Elvira, otra mujer engañada por Don Giovanni reconoce al mentiroso y hábil amante y le exige que cumpla sus promesas de amor. Mientras, durante la boda de los campesinos Zerlina y Massetto, el Don Juan, cómo no, se prendará de la joven casadera, poniéndola en su objetivo. Al final de la obra, y tras multitud de malentendidos y desencuentros, el padre de Doña Ana volverá de la tumba para castigar a Don Giovanni y llevárselo a los infiernos. 
Esta ópera, de trama ágil y en algunos momentos divertida, se nutre de pasajes de amor, desencuentros, juegos de parejas y terribles venganzas. La mayoría de los aficionados conoce gran parte de sus arias y duettos, que combinan la exaltación del libreto con la maravillosa música de Mozart. Una de los puntos a favor de la actuación del pasado jueves, fue el equilibrio de las voces elegidas. El bajo Denis Sedov, interpretó excelentemente, a un divertido Leporello,  y fue el más convincente en el escenario. Las demás voces realizaron unas interpretaciones muy decentes, rozando en algunos momentos el notable. Precisamente este equilibrio, hizo que el espectáculo se disfrutara con mucho más gusto. Aún así, las voces femeninas, particularmente Agnieszka Adamczak y Susana Cordón, compusieron un conjunto ligeramente más solvente que las masculinas, encabezadas por Carlos Daza, un Don Giovanni algo soso. Reseñar positivamente al tenor pamplonés José Luis Sola en el papel de Don Ottavio. Acompañó a los protagonistas, la Coral de Cámara de Navarra, en una actuación escasa, debida al libreto, que fue más oficio de extra y danzas, que de canto. Por último un comentario sobre la Orquesta Sinfónica de Navarra. Debo adelantar, que no soy precisamente un entusiasmado seguidor de la OSN, sin embargo debo puntualizar que el jueves realizó una interpretación muy sólida, equilibrada en sonoridad y convincente a lo largo de la obra, logrando aupar a las voces protagonistas a una actuación interesante. Respecto al escenario, en mi opinión, aunque práctico y variado en su movimiento, me resultó pobre en su minimalismo y oscuro en su colorido.  
En conjunto, el resultado fue especialmente agradable, reuniendo una velada mozartiana, muy entretenida, equilibrada y en mi opinión, más que digna.

jueves, 22 de enero de 2015

"Fargo" - Temporada 1

2014 ha sido un año rico en series. El aldabonazo dado en años anteriores por series de calidad y con argumentos adictivos, ha hecho de la televisión, el nuevo medio en el que el mundo del cine ha buscado un refugio de inspiración y frescura. Dos series han protagonizado cierta competencia en este campo a un nivel notable. La primera, ya reseñada aquí, la magnífica "True Detective". La segunda, aterrizada en España con algo de retraso, es la que hoy presento. La nueva versión de la famosa y cinematográfica "Fargo", creada por los hermanos Coen, ha encontrado un hueco fértil de la mano FX Productions, acercando a la pantalla pequeña, una historia, si bien diferente, cercana a la atmósfera de aquella película.
El argumento gira alrededor de un agente de seguros de un pequeño pueblo de Minesotta, que encontrándose en un hospital tras sufrir un desencuentro con un conocido matón del pueblo, conversa sin saberlo, con un asesino a sueldo. La conversación generará que ciertas circunstancias se sucedan y desencadenen un cambio en su vida. Asesinatos, sospechas y ajustes de cuentas rodean a esta pequeña localidad, en la que dos agentes de policía, entrecruzarán sus vidas, en su investigación rutinaria del caso. Además el asunto tendrá ramificaciones inesperadas que afectarán a otros miembros de aquella comunidad. 
El papel del agente de seguros, hombre apocado, simplón y destinado a vivir en un trabajo pequeño, con una mujer que no le respeta y en una familia donde siempre ha sido el poco querido hermano sin aspiraciones, esta interpretado por Martin Freeman. El misterioso, callado, manipulador y oportunista asesino, se esconde tras la cara de Billy Bob Thorton. Los papeles de los policías de la zona, que pretenden resolver el caso, están caracterizados por Allison Tolman y Colin Hanks. Y por último, en un papel con potencia interpretativa, el dueño de una red de supermercados con un pasado cierta mente misterioso, caerá bajo la interpretación de Oliver Platt. Todos ellos completan un plantel certero de unos personajes bien dibujados, sobre todo en el caso de Freeman y Thorton, que son los que llevan el peso de la serie. 
El otro gran protagonista, es la zona donde se desarrolla la serie. Minesotta y sus poblaciones desperdigadas y nevadas a lo largo del Estado, en las que generalmente no sucede nada, donde los vecinos se conocen y se consideran. Los paisajes blancos, el frío en las respiraciones de los personajes y los horizontes blancos forman el escenario perfecto, continuando la experiencia de la película de los Coen. La serie campa entre la ironía de sus personajes y un guión por momentos, algo surrealista. La normalidad y lo cotidiano choca con los acontecimientos, haciendo que los diversos personajes respondan de manera diferente, aportando a un espléndido guión, la guinda necesaria para completar una historia llena de casualidades, desencuentros y algo de paranoia cómica y dramática. 
En conjunto, una serie bien hilvanada, a la que en mi opinión, quizás le falte algo de ritmo, pero que en su conjunto logra completar un producto curioso, maduro y reflejo de lo que los Coen consiguieron con su película de 1996. Un thiller bien compuesto, centrado en una comunidad pequeña y lejana, que  presenta al espectador, el golpe de efecto y el contraste de los sucesos acaecidos entre la tranquilidad de esta comunidad y la frialdad en los asesinatos cometidos.

miércoles, 21 de enero de 2015

Desperta Ferro - "La legión romana (I) - La República Media"

La VI publicación especial editada por Desperta Ferro está dedicada a la legión romana durante la República Media, es decir, al periodo de expansión de Roma, allende la Península Itálica, a lo largo y ancho del Mediterráneo. Entre los inicios del siglo III a.C y mediados el II a.C. se produjeron una serie de conflictos que llevaron a la República a expandir su territorio. Estos básicamente son  la Guerra Pírrica, Guerras Ilíricas, las Guerras Púnicas y las Guerras Macedónicas, que llevarán a los romanos a conquistar la Península Ibérica, Grecia, la costa del Adriático y la costa sur de Galia.

En este número no se analizan las guerras en sí o la evolución de los diferentes movimientos expansivos de Roma, sino más bien, pretende profundizar en las razones que llevaron a un pueblo, no más fuerte ni poderoso que otros de la época, a convertirse en una potencia militar de semejante magnitud. Para ello, primeramente se plantean cómo fueron los orígenes de las legiones romanas, su estructura, formación y capacidades ofensivas. Para ello, diferentes especialistas presentaran al lector las teorías sobre la ordenación de las legiones, modificando algunos aspectos generalmente aceptados, respecto al uso no tan rígido del ejército, discutiendo la inspiración hoplítica original hasta ahora aceptada, introduciendo el uso de unidades menores e independientes en los contactos frente al ejército enemigo y alcanzando la normalización e importancia de una caballería, hasta ahora denodada por los expertos. A este aspecto táctico de las legiones, añade sendos artículos especialmente importantes sobre la debatida profesionalización de los mandos militares romanos y algo tan importante como los cambios que se produjeron en el concepto de la logística que necesariamente debía existir para hacer frente a estos avances territoriales.

En su ecuador nos encontramos con dos artículos que se aproximan a las conquistas realizadas durante el periodo. Sirven de excusa para explicar las consecuencias de la Segunda Guerra Púnica y el concepto, real o adoptado con los siglos, del llamado Imperialismo Romano y su práctica aplicación, en unos tiempos en los que, si los vecinos de Roma superaban a las legiones, la misma República hubiera desaparecido. La noción de vencer o morir, era básica en una mentalidad arcaica, y como tal decidió el futuro romano y su supervivencia. Estos artículos se acompañan de unos extraordinarios planos, que desarrollan perfectamente la situación del Mediterráneo en este periodo histórico.

Como complemento inevitable y básico para comprender el ánimo y la implicación de los romanos en una experiencia que les llevará a dominar su entorno, varios expertos se adentran en la psicología de un pueblo que basa su fuerza y confianza en los conceptos de Virtus y Disciplina. Para ello, el entrenamiento y la mentalización del individuo dentro del grupo, resultará decisiva. Si a esto añadimos el espaldarazo legal, Ius Belli, ya sea cierto o interesado según el caso, las propias Instituciones romanas adjudicarán a sus legiones la excusa perfecta para plantarse en batalla y vencer al enemigo. 

El conjunto de todos estos artículos nos muestran la base Social, Militar y de Estado que hizo que una pequeña república se convirtiera en la gran potencia que dominó el Mediterráneo. Este número de Desperta Ferro nos muestra algunas nuevas teorías con las que se juega en la actualidad para demostrar esa transformación. Como nos viene acostumbrando, estupendas ilustraciones acompañan la publicación, llamando la atención sobre el trabajo de mi amiga Sandra Delgado, que logra mostrar con su buen trazo, naturalidad y realismo una escena cotidiana y de descanso de los legionarios. 



martes, 20 de enero de 2015

"Corazones de acero"

David Ayer es un director con un historial de películas escaso, pero interesante. Llamo la atención sobre dos. "Dueños de la calle" y "Sin tregua". En ellas se sumergió en el día a día de miembros de la policía, llevándolos a momentos de tensión y peligro con mucha soltura y buen hacer. Lo último que ha dirigido es una que posiblemente no veré, protagonizada por Arnold Schwarzenegger y la que hoy reseño, en la que se nos muestra una historia que narra la convivencia y el día a día de una tripulación de un tanque Sherman norteamericano, en abril de 1945, durante la invasión de Alemania, ya en los últimos días de la IIGM en Europa. Brad Pitt encarna al veterano sargento al mando de los cuatro soldados que completan la tripulación del tanque. El ayudante del piloto ha fallecido y un joven novato entra a formar parte del equipo. 
Empiezo por los detalles que me han gustado de esta película dura, en muchos momentos realista y reflejo del estado de ánimo de los contendientes al final de la guerra. David Ayer, acierta en el mensaje que transmite sobre la situación en abril de 1945. Por un lado los norteamericanos, llevan casi un año desde el desembarco de Normandía. Sus reacciones muestran a veteranos agotados, rotos por la tensión de la guerra y francamente desbordados por los combates que palmo a palmo deben acometer contra las tropas alemanas. Y por otro, la posición desesperada de las tropas que ahora ven invadido su país. La defensa casi suicida de los alemanes, exaspera todavía más a los americanos, que terminan cometiendo actos execrables. El director nos muestra combates encarnizados, llenos de sangre, barro y metralla. Hay una escena que me ha impactado especialmente y no se desarrolla en el campo de combate. Me refiero a la desarrollada en la casa de las dos mujeres alemanas, en una población conquistada por los yanquies. La tensión que se expresa en esos minutos, es superior a la mostrada en el metraje transcurrido dentro del tanque y a las batallas de las que somos testigos en la película. Esto ahonda en algo que el director domina y es de agradecer en un film bélico de esta factura.
Además, ha tenido el don de afrontar uno de los pocos espacios no tratados de la guerra. El interior  de un tanque. Sí que recordamos aquella película rompedora que se desarrollaba en Afganistan en un T-62 soviético, llamada "La Bestia", pero es la primera vez que se hace en la época de la IIGM. Ayer aporta cómo funcionaba este vehículo blindado de 30 toneladas. El poco espacio del que contaban, hacía la convivencia muy difícil. La capacidad destructiva y a su vez, la indefendible posición frente a armas superiores. Nos muestra también su aportación a la infantería, tanto en campo abierto como en las poblaciones y su modo de actuar en formación o incluso, frente a los muy superiores Tiger alemanes. Quizás estos factores sean las aportaciones más interesantes del film.
Sin embargo, y después de comentar los aspectos positivos de la película, no queda más que descubrir, lo que para mí hace cojear el resultado de la misma. Por un lado su estructura dramática. No puedo dejar de recordar y compararla con "Salvar al soldado Ryan", estupenda película de Spielberg. Ayer repite su esquema. Un grupo de soldados son enviados a una serie de misiones. Lo lidera un veterano, que aúna a sus hombre con su ascendiente sobre ellos y su espíritu protector. Un recluta novato y perteneciente al cuerpo administrativo del ejército es enviado a su formación para suplir una baja y formar parte de su misión. El muchacho deberá aprender de la dureza y sangrienta guerra y madurar en ella. La misión también anda en similares derroteros en ambas películas. Por ello creo que lo novedoso de este film es que se desarrolla en un tanque y poco más. Solo añadir, que su parte final, digamos media hora, hace que lo que hubiera sido un producto interesante, humano y realista, se convierta en algo irregular y casi increíble. Hasta aquí puedo contar, pero esos treinta minutos desbaratan un proyecto que podría haber resultado otra cosa, más interesante.
Respecto a los actores, Brad Pitt mantiene un rictus hierático en mi opinión demasiado forzado, aunque su personaje tiene fuerza y presencia en la pantalla... eso es indudable. Logan Lerman, Shia Labeouf, John Bernthal y Michael Peña, completan personajes interesantes, curtidos en mil batallas y con muchas heridas mentales más que físicas. A lo mejor confrontan personalidades que ya hemos visto en otras películas bélicas, pero cumplen su objetivo, que no es otro que trasladar la dureza, crueldad y salvajismo de la guerra.  Un producto irregular, con un núcleo potente y solvente, hasta la última media hora, que desbarata el conjunto de una película que recuerda a "Salvar al soldado Ryan" y por ello y otras razones ya comentadas, no pasará a la historia.

lunes, 19 de enero de 2015

"Alava en Waterloo" - Idelfonso Arenas

Un personaje poco conocido en la historia de España, protagoniza esta inusual novela histórica del escritor Idelfonso Arenas. Militar de carrera y combatiente en Trafalgar y Vitoria durante la guerra de Independencia, Alava fue delegado de las Juntas Generales ante Wellington, con el que trabó una larga amistad. Debido a sus ideales liberales sufrió prisión hasta que gracias a su amigo Cevallos, el primer Secretario de Estado, fue enviado a Bruselas con el cargo de embajador, debido a su cercanía con Wellington. Coincidiendo con las conversaciones de los aliados en el Congreso de Viena y la posterior huida de Napoleón, es incorporado por el general británico al ejército de los Países Bajos y al suyo propio como comisionado del Reino de España y posteriormente como miembro de su Estado Mayor, participando activamente en la batalla de Waterloo. Tras la derrota de Napoleón, será el representante español ante Luis XVIII hasta la llegada del nuevo embajador a París, momento en el que volverá a Bruselas.

Este libro de 1200 páginas, nos cuenta de manera pormenorizada y entretenida lo sucedido en apenas 13 meses, desde noviembre de 1814 hasta diciembre de 1815, tiempo en el que Europa decidía su futuro en el Congreso de Viena, veía temblar los cimientos de la alianza con el resurgir de Napoleón y lograba apaciguar el viejo continente tras la firma del 2º Tratado de París. Arenas utiliza la figura del ilustre general español, para relatar los movimientos diplomáticos y cortesanos de las cortes europeas, durante su estancia en Viena, Bruselas y París. Rusia, Prusia, Inglaterra y Austria se repartían Europa, mientras sus acompañantes, amantes, nobles y villanos, jugaban a estrategas y confidentes en los salones más glamurosos e importantes de estas ciudades.

El escritor desgrana estos meses de manera cronológica, situando las situaciones y hechos acontecidos, puntualmente en el calendario. Con ello el lector es capaz de seguir, sin perderse, las circunstancias que rodearon aquellos meses. Y lo hace de una manera entretenida, no solo en el plano político, sino también en el social o cortesano. Su amplio espectro de personajes engloba reyes, grandes duques y nobles, militares y embajadores, incluyendo las grandes señoras y damas que mantienen relación y cama con tan insignes señores, lo cual acerca estos personajes tan estirados y engolados al lector, descubriendo sus aspectos más personales e íntimos. Sus protagonistas son todos aquellos que marcaron los designios de su tiempo. Wellington, Blücher, Gneisenau, Fouchè, Talleyrand, Metternich, Napoleón, Luis XVIII y muchos más, protagonizan todas y cada una de las páginas de este voluminoso libro.  Por ello, sin duda, la trama central de esta peculiar novela, son los asuntos diplomáticos, en los que los países aliados, pulsan sus intereses en Europa, bajo la mirada de una Francia perdedora, que les mantendrá en tensión durante los cien días de resurrección de Napoleón.

Alava es el guía que nos acompaña en todos estos acontecimientos. Como embajador en París y representante de SCM y amigo directo de Wellintong, es testigo de todos y cada uno de los hechos sucedidos en aquellos meses. Importante aportación la que hace de su experiencia en Waterloo. Arenas emplea casi 300 páginas en describir los pormenores de la batalla, pasando de los apuntes diarios, a los horarios, puntualizando exactamente los movimientos de los diferentes ejércitos hora a hora. El escenario que aparece en la mente del lector conforme lee el libro, completa un paisaje puntual de la batalla, difícilmente superable.

Idelfonso Arenas consigue trasladar a estas páginas las intenciones, deseos y razones de los hechos y decisiones tomadas por aquellos que decidieron el futuro de Europa durante aquellos meses. Y lo hace de una manera dinámica y certera, reflejando un profundo estudio de documentación, bibliografía y archivos, que convierten a esta novela histórica en algo más. Los datos, la información transmitida, aporta grandes conocimientos de lo que se fraguó entre Viena y París, centros neurálgicos de la diplomacia de vencedores y vencidos. Pero es que además, lo hace de manera fluida y entretenida, mezclando grandes asuntos de estado con historias de amores, celos, venganzas y como no, de alcoba. Sobre todo, lo que genera este voluminoso tomo es una pintura general y amplia de las luchas de poder de Europa, en las que Rusia, Austria, Inglaterra y una creciente Prusia, marcarán un futuro de relaciones y guerras que nos llevarán a consecuencias territoriales y políticas que monopolizarán todo el siglo XIX y parte del XX. Extraordinaria lectura, imprescindible y entretenida, merecedora del Premio al mejor escritor novel 2012, otorgado por la web Hislibris. 

domingo, 18 de enero de 2015

"Fatale - Al oeste del infierno"

El tercer tomo de la colección "Fatale", creación de Ed Brubaker y Sean Phillips, sigue ahondando en la supervivencia de la protagonista. En esta ocasión nos presentan cuatro historias desarrolladas en diferentes épocas de la historia, para explicarnos alguno de los orígenes del personaje y el por qué de su deambular por el mundo. 

Pasando por la Depresión de los EEUU, sus historias enlazan la época medieval y sus oscuras hechicerías, con el viejo oeste americano, hasta llegar a la Segunda Guerra Mundial, en la que se enfrentará a los buscadores de instrumentos místicos a las órdenes de Hitler. Todo ello para reunir en un sólo volumen, algunas de las circunstancias que rodearon su vida, en su huida de la secta que busca su destrucción.
Manteniendo el interés mediante un guión lleno de suspense e tramas interesantes, y como siempre acompañado del lápiz y los pinceles seguros y tan característicos, los autores desgranan la vida y desventuras de la protagonista, que juega entre el amor que provoca en los hombres y la huida ante unos seres extraños que desean cazarla. Con un nivel notable, mi duda es hasta dónde llegará una trama que de momento, aunque interesante, parece irse apagando poco a poco. 

jueves, 15 de enero de 2015

"Black Mirror: White Christmas"

En sendas pasadas temporadas, Channel 4 planteo al público una serie basada en un mundo no muy lejano, en el que las tecnologías avanzadas, conviertan la vida de los humanos en percepciones diferentes del día a día, y por ello en situaciones extremadamente ricas y potencidoras de tramas sorprendentes, que no imposibles. Consiguió, capítulo tras capítulo, presentar momentos en los que los seres humanos, sus sensaciones, respuestas y reacciones, parece que se ven potenciadas por el uso de una tecnología cada vez más a nuestro servicio, creando problemas de privacidad, individualidad y sociabilidad. Los resultados fueron extraordinarios, creando una de las mini series más rompedoras e imaginativas del firmamento serial.
En estas navidades, la productora ha realizado un solo capítulo en el que ha fusionado tres historias, en las que la trama termina uniéndose argumentalmente, recreando una pequeña película de 74 minutos, encajada en el género que tan bien domina la serie. De nuevo las tecnologías invaden la privacidad del individuo, creando situaciones realmente imprevisibles y chocantes.
Para resumir y no descubrir el entramado del film, comentaré que las historias tratan sobre la capacidad del ser humano para dirigir la vida diaria de las personas mediante la implantación de una pila, un chip, algo que no solo reproduce tus actos sino tu propia personalidad. Aquí es donde el planteamiento entra en la disquisición de la esclavitud, la despersonalidad y la pérdida del "yo" de cada uno de los personajes de la película. Todo, en teoría, para defender a la persona de lo externo, de lo que le rodea y puede dificultar su vida. ¿Pero es viable, es moral, sacrificar lo uno por lo otro? ¿Es proporcional el daño producido con el beneficio propio, de tal manera que el esfuerzo y la imprevisión se pierda en pro de la estabilidad y la comodidad? Estas y mil preguntas más, son las que provocan el visionado de un producto que sigue conservando una calidad fuera de lo común.
Llamo la atención en la actuación de Jon Hamm. Encarna a un asesor de personalidades. Su función, en la primera historia es la de dirigir a un joven en su búsqueda de un ligue y para ello, de manera remota, le da instrucciones sobre lo que hacer. En su segunda trama, tendrá que adoctrinar, enseñar, a la copia virtual de una persona, cómo actuar para mejorar su vida, convenciéndola de que esta será su función, a pesar de su desconocimiento de la decisión de la persona origen. Y por último, su actuación, mezclará las dos historias anteriores, utilizando su capacidad de empatía e influencia sobre las personas para resolver su propia situación complicada por su profesión y la de un tercero. La capacidad de actuación aprendida en la serie "Mad Men", su dominio de la palabra, de cómo vender un producto y convencer al que le escucha, es perfectamente aprovechada en esta película, en la que Hamm, muestra toda su capacidad de seductor y por qué no embaucador. Gran elección, que es la guinda a un producto que rezuma calidad, en la historia y también en el mensaje. Imprescindible.



miércoles, 14 de enero de 2015

"En un lugar sin ley"

Años 70. Una pareja de jóvenes de Texas, cometen un atraco, son descubiertos y arrinconados en una pequeña granja. Las consecuencias del tiroteo, llevan  a uno de ellos a la cárcel. A los años, regresa al pueblo en búsqueda de la novia y el hijo que ella ha tenido mientras el estaba en presidio. 
Con un estilo que recuerda mucho a "Malas tierras" de Malick, esta película nos traslada a a los viejos campos y pueblos del sur de EEUU, donde el silencio y los secretos campan en la vida cotidiana de sus habitantes. Los jóvenes outsiders y los sheriffs, han sido amigos de infancia, y ninguno de ellos han salido de los pueblos y granjas, con lo que con el tiempo, los hechos realizados en el principio de su madurez lleva a entrecruzar sus vidas, dentro y fuera de la ley.  El afán de salir de la pobreza y escapar a otros lugares, llevan a que algunos de ellos, sueñen con mejor vida y cometan actos que tendrán graves consecuencias. 
En este caso, el protagonista, encarnado por Casey Afleck, decide volver a por su novia, Rooney Mara, quién con su hija, sobrevive, gracias a un anciano y protector, interpretado por el más que solvente, Keith Carradine. Si a esto sumamos al papel de Ben Foster, como el joven sheriff, que se siente atraído por la joven madre, juntamos todos los aditamentos para crear un drama sureño, al más puro estilo norteamericano.
Estéticamente preciosista, con una ambientación más que interesante, una excelente bso y un tempo calculado, el director, plantea una visión bella y algo artificiosa de una historia de fugitivos y romances imposibles. Sin embargo, su fondo y su guión, no terminan de cuajar, en un planteamiento de escenas entrecortadas y algo deshilachadas. Las interpretaciones parecen en algunos momentos forzadas, demasiado introspectivas, lo que creo que enmaraña en cierta manera un resultado más estético que profundo. La tensión se palpa en una película en la que, aunque la historia resultaba algo manida, su presentación realza el gusto del director. De todas maneras interesante visualmente, sí que es.

lunes, 12 de enero de 2015

"Mac Coy" - Integral 1

Una de las lecturas que de niño me acercaron al mundo de los cómics, fueron las aventuras del sargento de caballería Mac Coy. Guionizadas por el francés Gourmelen e ilustradas por el maestro Palacios, los tomos que se publicaron a lo largo de los años setenta y primeros años de los ochenta, ocuparon mi imaginario infantil, alrededor de los extensos paisajes desérticos de Arizona y Nuevo México, y la vida diaria de los componentes de un lejano fuerte fronterizo de la caballería norteamericana.


La editorial Ponent Mon, se ha propuesto publicar en tomos magníficamente presentados todas las aventuras de este soldado de fortuna. El que hoy presento es el primero de ellos, que enmarca los cuatro primeros volúmenes de la colección. "La leyenda de Mac Coy", "Un tal Mac Coy", "Trampas contra Mac Coy" y "El triunfo de Mac Coy". En estos primeros números, los autores nos sitúan a finales de la Guerra de Secesión norteamericana. El bando del sur gasta sus últimas balas en una guerra civil que les llevará a una derrota total. El 17º de caballería, bajo el mando del general Hood, lucha por unirse al ejército confederado y huir de la amenaza nordista. El teniente Mac Coy, dibujado con el rostro prestado por el actor Robert Redford, se presenta voluntario para realizar una serie de misiones suicidas. Es aquí cuando comienza a fraguarse la leyenda de nuestro protagonista. A lo largo de estos cuatro primeros números, Mac Coy y los que en futuros capítulos protagonizarán junto a él sus aventuras, el sargento Charlie y el soldado Maxy, disfrutarán de una serie de aventuras en territorio mejicano, mientras la guerra en EEUU, termina, con la definitiva victoria de los unionistas. Caza tesoros, exconvictos, bandoleros, apaches, franceses y juaristas, ocuparan página tras página este primer volumen, que acaba, con el paso de Río Grande, hacia un país diferente al que abandonaron y ante un futuro incierto, que marcará el inició de su nueva relación con el ejército. Pero eso sucederá en el próximo número. 

El tono desenfadado y a veces cómico, marcarán estas primeras páginas de Mac Coy. Un guión lleno de aventuras, jugará con un contexto histórico real, en el que la situación de México, enfrascada en una guerra civil y con la presencia de las tropas legionarias francesas que en defensa del trono de Maximiliano, lucharán por una guerra perdida contra los juaristas. Si a esto añadimos a  los grupos apaches, que campan a sus anchas a lo largo de la frontera y a desertores, bandoleros y gente de baja ralea, el conjunto conforma un escenario complejo y completo para situar a nuestro aventurero en las páginas tejidas por el guionista Gourmelen. El estilo de Palacios, aporta gran colorido a unas páginas llenas de sangre, desiertos y paisajes inmensos. Con un trazo libre y desgarbado, el ilustrador juega con unos colores que abusan de rojos, naranjas y amarillos, creando una sensación de monocolor, que con los años irá relajándose. El dominio de las vestimentas, uniformes y ambientes en el territorio fronterizo, aportan un equilibrio con la historia que resulta marca de la casa. La conjunción de ambos creadores, ha conformado un cómic, que en mi opinión es uno de los más entretenidos y básicos de los años setenta, en la cultura del cómic en nuestro país. Disfurtémoslos y agradezcámos el empeño de la editorial por recuperar a un personaje, casi olvidado en la actualidad.