Etiquetas

miércoles, 31 de diciembre de 2014

Feliz 2015

Ha sido un año lleno de lecturas, películas, series, viajes, fotografías y experiencias. Todas ellas, las he plasmado en un blog que me ha generado cierta responsabilidad y también muchos, muchísimos momentos gratos. Solo me queda agradecer vuestra compañía y apoyo, a los que lo habéis visitado alguna vez y a los que habéis tenido la paciencia de leer o visionar argumentos, estampas y opiniones. Feliz, felicísimo 2015. Que supere en dichas, esperanzas y hechos a un ya caduco, aunque productivo y no tan malo 2014. Por que la vida sigue a una velocidad endiablada y no podemos dejar que se nos escape. Un abrazo a todos y besazos a todas. 

martes, 30 de diciembre de 2014

Desperta Ferro: "La guerra Franco-Prusiana (I). El ocaso de Napoleón III"

El último número de este año de la sección de Historia Moderna de la revista Desperta Ferro, está dedicado a la Guerra Franco-Prusiana. En este caso, y dada la importancia del conflicto que abarcó desde julio de 1870 a mayo de 1871, se ha decidido presentar en esta entrega una primera parte, que concluye con la rendición de Metz y con un Napoleón III obligado a abdicar y desterrado en Alemania.

Este número combina a la perfección la visión militar, de movimientos de ejércitos y batallas, con algo tan importante como la influencia de los avances tecnológicos como la estructura organizativa de la administración militar de ambos contendientes. Y no es casualidad que los sucedido en esta guerra se relacione directamente con el contexto histórico en el que nos encontramos. Las anteriores guerras de Crimea, Prusiano-Austriaca y de la Secesión Americana, hicieron que el concepto de confrontación militar evolucionara de manera revolucionaria. Si a esto añadimos la difícil relación histórica entre ambos países, sobre todo desde las guerras napoleónicas en el comienzo del siglo XIX, la preeminencia de Prusia en el contexto germano, ampliando su influencia en la zona, aprovechándose de la ya creciente debilidad austriaca, y como no, los deseos imperiales de un decadente Napoleón III, el resultado nos hace desembocar en un conflicto que cambiará las tornas de influencia y predominio en la Europa continental y tendrá importantes consecuencias durante los siguientes 70 años.

Tres artículos tratan precisamente sobre lo comentado anteriormente. Por un lado las circunstancias que empujaron a Napoleón a lanzarse en una aventura nada fructífera. Las presiones internas, pudieron obligar al emperador a buscar una "guerra buena". Por otro lado la realidad en el exterior, con una creciente influencia fuera de sus fronteras, le obligó a plantar cara a la creciente Prusia. Casualmente la última "causa belli" utilizada por Francia para iniciar la guerra, fue la aspiración de  Leopoldo de Hohenzollern al reinado en España. Precisamente en otro artículo se explica la evolución de Prusia, un país poderoso pero pequeño, en un entorno lleno de pequeños estados, a los que poco a poco logró influenciar, para desencanto de una decadente Austria. Además, los avances estructurales del ejército de Prusia, la nueva situación de su artillería y el uso ferroviario, influyeron abiertamente hacia la victoria germana.

En el resto de los artículos, la revista revisita las primeras batallas, desde julio a octubre, con un estudio promenorizado de Wissembourg y Froeschwille, el asedio de Metz y la decisiva batalla de Sedán. La mala coordinación de los franceses, la indecisión de sus mandos y la endeble estructura de sus ejércitos, provocaron la invasión prusiana en Francia y el cambio de un ejército previamente invasor, a defensor en una situación que en pocos meses dio un vuelco en el marco europeo. Un estupendo número, bien explicado, coordinado y fundamentado, con un fuerte carácter didáctico y complementado con estimables mapas, que explica las causas y el desarrollo del conflicto durante la segunda mitad de 1870.  


lunes, 29 de diciembre de 2014

"El Hobbit. La batalla de los cinco ejércitos"

Por fin descubrimos el final de la versión cinematográfica de "El Hobbit" realizada en tres partes por Peter Jackson. En esta última entrega, además de presentar el ataque del dragón Smaug a la Ciudad del Lago, la mayoría del metraje se dedica a narrar la Batalla de los Cinco Ejércitos. Si tenemos la curiosidad de indagar en el libro de Tolkien, descubriremos que el número total de páginas dedicadas a estos acontecimientos escasamente llegan a cuarenta o cincuenta. 
Por supuesto, el director, como en las dos películas anteriores, complementa el texto original, con las historias paralelas de Gandalf en su lucha contra la oscuridad y Sauron, el romance entre el enano Kili y la elfa Tauriel... El resultado final resulta irregular, como el conjunto de la trilogía, exageradamente alargada, aunque tengo que decir, que esta tercera parte creo que ha superado a una soporífera segunda película. 
Respecto  a los datos positivos, remarcar la construcción del personaje de Thorin, escudo de roble. Sin duda el protagonista de la película. Tras conquistar la Montaña Solitaria, su única intención es mantener su tesoro y hacerse con la Piedra del Arca. Esto le hará alejarse de sus compañeros y adentrarse en la oscuridad de la avaricia y el egoísmo. Sin embargo, en un último esfuerzo, la valentía y su compromiso con la libertad, hará de él uno de los firmes luchadores de la batalla. Para ello Bilbo, tendrá que enfrentarse a su amigo, aunando a los elfos de Thranduill y los hombres de Bardo, hasta forzar al enano a salir de la oscuridad. Incluso el duelo final de la película con Azog, uno de los personajes introducidos en la historia, aunque ausente del libro, resulta uno de las escenas más emocionantes de la película. La épica sí protagoniza gran parte de la parte final de la película y esto se agradece.
Respecto a los aspectos que no me cuadran, lo primero de todo comentar que los personajes de Gandalf y sobre todo Bilbo, tienden a desaparecer en una trama extensísima, quitando protagonismo a quien debiera serlo, al mismísimo hobbit. Logro vislumbrar un cierto aura, heredera del libro, en dos escenas. Una, la actuación de Bilbo, haciéndose con la Piedra del Arca y forzando la negociación entre elfos, enanos y hombres, y otro en el momento del final de la película, donde Bilbo exterioriza su amistad y orgullo por la figura de Thorin. Por lo demás, las historias artificiales de Kili y Tauriel y la inclusión de Légolas, plantean más preguntas y problemas que aciertos. Por último, en lo referido a los personajes, echo de menos una mayor presencia de Bardo, como líder de unos hombres, que en la película parecen meros pordioseros, y como no, de Bearn, que junto al rey enano Dain Pie de Hierro, debería mostrarse más en la batalla.
Me gustaría comentar y preguntarme, qué ha pasado con la excelente calidad de los efectos especiales de las anteriores entregas. En mi opinión, se echan en falta en ésta película. Para empezar la batalla aparece desbarazada, demasiado rápida y recortada, poco definida. La única novedad importante es la inclusión del ejército de enanos, de la que apenas podemos disfrutar. Su llegada es fulgurante. Sí que impresiona el muro de escudos que plantean para defender la montaña, pero después casi desaparecen de pantalla, a excepción de un espectacular Dain Pie de Hierro. Los elfos pasan casi desapercibidos, y el duelo entre Bolgo y Légolas, no creo que esté bien construido, por no decir nada de lo ridícula que parece la destrucción del puente en el que pelean, donde las piedras parecen piezas de domino, cayendo artificialmente. El punto fuerte de Peter Jackson, los efectos especiales, parecen abandonados a la deriva de una serie demasiado larga y poco concretizada, perdiendo el espíritu de la verdadera historia pensada por Tolkien. 
Creo que a Jackson se le escapó la magia que tuvo en la trilogía de ESDLA, tras caer el Anillo Unico en el volcán, junto a Gollum. Lo que hubiera sido la guinda a su buen hacer, si hubiera realizado una o como máximo dos películas sobre "El Hobbit", se ha convertido en una amalgama confusa y destejida de minutos y más minutos. Una lástima. 

miércoles, 24 de diciembre de 2014

FELIZ NAVIDAD

Deseo a tod@s los que me habéis acompañado en mi blog en el recorrido de este año, una Noche Buena familiar, llena de alegría y una Feliz Navidad, repleta de ilusiones, buenas intenciones y mucha Paz. Que lo mejor de lo mejor de cada uno de nosotros aporte luz a estos días. Abrazos mil y besos a mansalva.

martes, 23 de diciembre de 2014

"Centauros del desierto" - Alan Le May

Las personas de mi generación, y yo nací en los albores de los setenta, tuvimos la suerte de disfrutar de las programaciones de cine en televisión, las sobremesas de los sábados. Entre algunas de las películas que deseábamos ver de niños, estaban los westerns, los cuales nos hicieron disfrutar de historias maravillosas y viajar a lugares lejanos. Ahora con el tiempo, estas películas hay que verlas en dvd o canales temáticos, porque la programación televisiva no tiene espacio para ellas. O tenemos otra opción. Muchos de aquellos films estaban basados en novelas, que en su momento no fueron publicadas, pero que desde hace unos años, algunas editoriales comienzan a recuperar para disfrute del lector curioso. El ejemplo más llamativo actualmente, es el de la editorial Valdemar, que en un formato elegante y de calidad, está recuperando viejas novelas del oeste, que sirvieron en su momento para guionizar los grandes westerns de la época de oro del cine norteamericano.

En este caso, el número 8 de la colección nos presenta la novela en la que se basó una de las mejores películas de la historia del cine. Dirigida por John Ford, Centauros del desierto, no solo es un grandísimo western, sino que además es también una obra maestra. Pues bien, su origen, el guión, está basado en el libro del mismo nombre "The Searchers", escrito en  1954 por  Alan Le May. En el se cuenta la búsqueda de una niña secuestrada por los comanches, tras atacar el rancho familiar y matar a toda la familia. Su joven hermanastro, Martin y su tío, Amos, se lanzarán a la persecución de la banda india, a lo largo de cinco años y en un territorio extensísimo.

Tras leer este estupendo libro, tengo que decir, que la adaptación a la película, es bastante fiel, exceptuando su final. Por lo demás los personajes están bien desarrollados y la historia refleja la trama que el novelista quiso plasmar negro sobre blanco. Pero también debo decir, que el libro va más allá, en algunos aspectos. Y a partir de aquí, es cuando me voy a referir en exclusiva al texto del la edición de Valdemar. 

Por supuesto, Le May, pretende, en primer lugar, reflejar la inmensidad del territorio en el que se encuentran los protagonistas y la soledad en la que viven los colonos y protagonistas de la novela. Los ranchos que se localizan en la zona, auténticos reductos familiares, donde con poco sustento y mucho sudor, se sobrevive en una territorio hostil. El calor, la sequía, la escasez de pastos y como no, los indios, son las dificultades que aquellos héroes deben compartir con su vida y sobrevivir. 

El segundo aspecto llamativo de este libro, es el tratamiento que el autor da de los indios y especialmente de los comanches. Le May, aprovechando la historia del secuestro, explica, desarrolla y describe, la sociedad existente alrededor de los comanches. Sus costumbres, habilidades y características. Este planteamiento enriquece sobremanera la lectura, situando al lector en un entorno, muy desconocido por nosotros y mediatizado, sobre todo, por el cine. 

Por último, el eslabón clave, es sin duda, la relación de Martin y Amos en su búsqueda de la niña secuestrada. El primero, un joven huérfano, supervivente de niño a un ataque comanche, fue adoptado por la familia posteriormente masacrada. Y Amos, un veterano de la guerra civil, conocedor del terreno y de las costumbres indias. Ambos, durante cinco años, recorrerán praderas nevadas, cañones inaccesibles, desiertos insondables y gran cantidad de campamentos indios y estaciones del ejército, para localizar a la niña secuestrada. A su vez, su relación, no excesivamente fluida en palabras, entre los dos protagonistas, llevará a descubrir las verdaderas intenciones de ambos. Martin, pretende recuperar a la niña y devolverla a su hogar, independientemente de la quiebra racial y social adquirida por ella en esos años. Amos, aprovechando esa búsqueda, intentará vengar la muerte de su hermano y especialmente de la esposa de éste. Para ello no pararán hasta localizar a la banda de comanches. En su camino, encontrarán tropas del ejército, las cuales realizan algunas de las más terribles matanzas entre los indios. Las guerras indias protagonizan el espacio temporal, entre la guerra civil y finales del siglo XIX, y esto se trasluce en el libro, aportando un contexto histórico importante, para entender la mentalidad del hombre blanco en aquella época y en aquellos lejanos territorios.

Desde luego, ésta libro es una gran aportación de la editorial Valdemar, y una novela tan cinematográfica, como literaria, que plasma en el papel una historia de superación y de búsqueda, en un entorno duro y salvaje. La mentalidad del hombre blanco y la manera de vivir del indio comanche, realzan una obra, en la que las dos culturas chocan hasta la inevitable desaparición de una de ellas. Con un contexto en el que el componente racista, aparece sin remisión, debemos quedarnos con la vieja mentalidad de una lectura de aventuras, sin menoscabar, el fondo humano y terrible de un grupo humano aniquilado por el avance inexorable de la colonización en las praderas y grandes extensiones del oeste y sur de Norteamérica.


  

Joe Cocker

Os puede resultar repetitivo, cansino y todo lo que queráis, pero no puedo omitir en mi blog un pequeño recordatorio a Joe Cocker, fallecido ayer a los 70 años, de un cáncer de pulmón. Grande en su voz, en su manera de interpretar las canciones y con una presencia poderosa en el escenario. Aunque ha sido un mero versionador de canciones de otros cantantes, ha sabido imbuir a sus interpretaciones de su propia personalidad y muchos de nosotros no lo olvidaremos. Porque aunque él haya muerto, su música quedará para siempre en nuestros oídos. Imprescindibles sus discos "With a little help from my friends" y "Mad dogs and englishman". Me quedo con aquel cantante de voz rota de los 70´s.




lunes, 22 de diciembre de 2014

"The Killing" - Temporada 4

Ultima temporada de esta serie, se presenta en 6 capítulos, con los que se pretende cerrar definitivamente los resquicios dejados alrededor del caso del Flautista de la temporada anterior. Además paralelamente, se presente un nuevo caso de asesinato, que acompañará a la pareja de detectives hasta la conclusión de esta temporada y de la serie. 
El final de la anterior serie de capítulos dejó en el aire la resolución pública del caso del asesino de las jóvenes desaparecidas. La conciencia de los protagonistas no descansa, a pesar de saber que sus actos han terminado con los asesinatos. Sin embargo una serie de acontecimientos e investigaciones, a la par que los nervios y la mala conciencia de los detectives, mantendrán abierta su conclusión hasta el final. Posiblemente esta trama es la que mantiene el interés de esta temporada final. Lo digo, por que el caso principal del que se ocupan Holder y Linden, está por debajo del nivel de la serie. En este caso, el asesinato de la familia de un cadete de una academia militar, dedicada a formar a jóvenes  con problemas de conducta, ocupará la investigación principal. En esta academia los agentes tendrán que lidiar con la directora, encarnada por una irregular e hierática Joan Allen. Este caso no logra sorprender al espectador, deambulando entre los típicos maltratos y presiones que sufre el cadete, por parte de sus compañeros y su relación difícil, con una familia desunida y artificial. Todo muy manido.
Lo verdaderamente importante de esta última temporada es la evolución de la relación de ambos protagonistas, interpretados por Mireille Enos y Joel Kinnaman. Sus dudas, sus cargos de conciencia, les llevarán a la desconfianza mutua y a situaciones personales realmente duras. La resolución personal de sus problemas pasarán por un acto de contrición y un paso adelante, dejando atrás su pasado, sus actos y muchas cosas más... Todo ello para reiniciar una nueva vida, que a lo mejor los vuelve a unir en actitudes diferentes y ocasiones distintas. Por esto, vale la pena disfrutar de esta temporada que cierra una serie, a veces irregular, pero siempre interesante, por su ambiente oscuro, frío y lluvioso, que se conjuga con las interpretaciones justas y medidas, de estos dos actores.

jueves, 18 de diciembre de 2014

Navarra - Sangüesa - Paisajes y entorno

En Sangüesa se unen el río Irati y el río Aragón. Sus orillas rodean el entorno de la villa, en donde encontramos paisajes que beben del agua pura que viene del Pirineo. Además, los viveros y huertas, enriquecen con sus productos una comarca rica en diversidad, que linda la fertilidad producida por la abundante agua de sus ríos y la sequedad de la cercana comarca de Cinco Villas, ya en Aragón. Estos son solo unos ejemplos de la variedad del entorno natural de Sangüesa... La que nunca faltó.















miércoles, 17 de diciembre de 2014

"Oratorio de Navidad" - J. S. Bach - Les Talens Lyriques - Coro de Cámara del Palau de Música Catalana

En estas fechas cercanas a Navidad, no podía faltar en la programación de espectáculos del Auditorio Baluarte de Pamplona, una obra tan propia de estas fechas como imprescindible en el catalogo del compositor barroco, Johann Sebastian Bach. El "Oratorio de Navidad" presentaba un cartel tan atractivo como, a primera vista  imprescindible. De la mano del director Christophe Rousset, acudía a Pamplona, la orquesta especializada en música antigüa, Les Talens Lyriques, acompañada del Coro de cámara del Palau de la Música CatalanaEn esta ocasión se interpretaron 4 de las 6 cantatas que completan el Oratorio de Navidad. 
La orquesta y su director aúnan experiencia y buen hacer, incluyendo reproducciones o instrumentos originarios de la época y sumando cantidad de grabaciones de nota. Sin embargo, tras escuchar su actuación al completo tengo que añadir alguna consideración. La primera impresión, comenzando por un inicio algo desarreglado en la primera sinfonía, fue de cierta descoordinación de sus maestros, sobre todo en momentos puntuales. A continuación señalo varios ejemplos. Sendas piezas, en las que el acompañamiento del fagot y el oboe, en un aria y un duetto, aparecían descompasados. O el acompañamiento desafortunado del violín en un aria del contratenor. Y lo más llamativo, el número importante de notas discordantes en unas trompetas fallidas a lo largo de toda la noche. Si la labor de la orquesta, como conjunto, en las dos primeras cantatas fue aceptable, una bajada en intensidad y disciplina hizo que su segunda parte, perdiera calidad y solidez instrumental. 
Respecto al coro, su profesionalidad hace de su actuación, algo justa, pero regular a lo largo de toda la velada, en donde las voces, con defecto de fuerza y potencia, cumplieron su labor, sin llamar la atención. De los solistas, me quedo con el tenor alemán Julian Prégardien, con unos recitativos bien fraseados, limpios y potentes. El bajo, Matthew Brook, presentó una tarjeta de visita solvente en experiencia y en una voz, más cercana a barítono, pero cumplidora en su papel. La soprano, Katherine Watson, planteó en un papel corto, ciertos momentos de calidad y sobre todo buena coordinación y gusto en su dúo con Brook. Por último, en mi opinión el solista más justito, el contratenor, Damien Guillon, que en un papel largo y muy protagonista, con dos excelsas arias, no logró dibujar una voz tan complicada en su ejecución, como en sensibilidad.
              

          
 En definitiva, el resultado de la noche fue irregular y algo decepcionante, resultando una orquesta, en mi opinión desajustada y poco disciplinada en su presentación y ejecución. Quizás, la versión de Rousset, como comentaba con mi compañero de fila, resultó ligera, poco solemne, para lo que un Oratorio de esta entidad pide. Los finales de las piezas fueron cortantes, ásperos, y remarcaron poca espiritualidad de una obra de espíritu religioso, que pareció, en este caso, desacralizada, laicalizada, y por ello, quizás banalizada. 

martes, 16 de diciembre de 2014

Navarra - Sangüesa - Ermitas

La ermita de San Adrian de Vadoluengo, perteneció a un conjunto monástico dedicado a hospital, que atendía a los peregrinos que acudían desde la comarca de Aragonesa de Cinco Villas creado a mediados del siglo XII. De reducidas dimensiones, está bien proporcionada.






La ermita de San Babil tiene orígenes en el siglo XIV, pero la actual construcción data del año 1503. Estuvo bajo la protección de la corona. Es de planta rectangular y en mayo, se celebra un romería muy concurrida. 





lunes, 15 de diciembre de 2014

"Agosto"

No os engañéis por el cartel que presenta esta película. Todos alrededor de la mesa, un familia reunida en la que sus caras representan mentira, odio, resquemor... todo menos amor filial. 
Tras desaparecer un maduro y alcohólico escritor, de su hogar de Oklahoma, dejando abandonada en casa, con la cocinera india cheyenne, a su mujer, enferma de cáncer y absolutamente colgada de pastillas, su hermana y sus hijas deciden acudir a la casa materna, para atender un fin de semana a la solitaria y adicta madre. A partir de la llegada al hogar y tras un acontecimiento inesperado, la situación explotará, ante la recriminación y el desahogo egoísta de unos y otros.
El director John Wells, al que no conocía hasta ver esta película, nos desgrana un inmenso y terrible drama, en el que las circunstancias formales, quedan debajo de serios problemas de fondo, en una familia absolutamente rota, que ha vivido en la mentira y en la falsedad muchos años atrás. 
La madre, interpretada por una gloriosa y merecedora del oscar, Meryl Streep, aúna a su alrededor una prole de hijas a las que pretende arrastrar a su propia desgracia personal. Por un lado, la siempre fiel y soltera hija que vive con ella, interpretada por Julianne Nicholson. Julia Roberts, en un papel inmenso y rotundo, es la hija casada, fiel y familiar, a la que su madre conoce y a la que más se enfrenta, por su condición aparentemente fuerte y robusta. Y por otro lado, la pequeña hija feliz y ausente de la realidad, con la que Juliette Lewis, cierra el círculo de las hijas. Además encontramos a la hermana de Meryl, interpretada por la estupenda y veterana, Margo Martindale, que esconde un secreto, que al final no lo era tanto. Acompañan al elenco femenino varios estupendos actores,  como Ewan McGregor, Chris Cooper, Sam Shepard, Bennedict Cumberbatch y Dermont Mulrroney, cumpliendo un papel secundario pero clave en la película. En definitiva, solo con ver al grupo actoral y siempre en versión original, la película vale la pena, sin duda.
Pero además goza de un durísimo y complejo guión, heredero de la obra de teatro de la autora Tracy Letts, triunfadora en Broadway. Lo más ruin y dramático de las personas sale a la luz, destrozando todo lo que rodea a la madre enferma, la cual pretende destruir su desgraciada enfermedad y existencia, a base de maltratar a todo lo que se le acerque, incluido, por supuesto la familia, lo único que tiene en este mundo. La capacidad de destrozar, de hundir la sensibilidad de una familia, marcan el camino de un film difícil de encajar, pero tan bien dirigido e interpretado, que calibra lo mejor de los interpretes a disposición de un guión que desentierra lo peor y a su vez lo más humano de las personas. 
El egoísmo, la dependencia y el engaño, consiguen derrumbar lo poco que quedaba en pie de una familia ya rota en un inicio del metraje. En el horizonte aparece la soledad, la cruel soledad, producto de la falta de diálogo y cariño... ¿O existe el cariño, en lo más profundo de sus corazones?