Etiquetas

lunes, 1 de diciembre de 2014

"Prisioneros"

Esta es la primera producción norteamericana del director canadiense Dennis Villeneuve. Veterano realizador, que hasta esta película había rodado en Canadá y en francés. Imagino, fichado por una gran productora, ha filmado este thriller de calidad, disfrutando de un presupuesto importante y una plantel de autores muy, muy interesante.
Dos familias, comparten la comida del día de Acción de Gracias. Durante la tarde sus hijas de apenas 6 años desaparecen sin dejar rastro. Los padres, interpretados por los actores Hugh Jackman y Terrence Howard, avisan a la policía de la situación y comienzan la búsqueda de sus hijas. Se hace cargo de la investigación, un detective, encarnado por un oscuro y enigmático Jake Gyllenhaal, quién debe mediar entre su trabajo contra reloj por encontrar al culpable, con la presión que las familias ejercen sobre él para acelerar la investigación y localizar a las niñas.
Aunque a primera vista, pueda dar la impresión de encontrarnos ante un producto ya gastado, en el que se investiga un caso oscuro y tenebroso de secuestro de menores, tengo que decir, que se incluyen en esta película diferentes factores, que me anima a recomendarla, por su visión especial y diferente del caso. Por un lado, la intervención en la búsqueda, por parte de los padres, sobre todo, por el interpretado por Jackman, marcarán el ritmo y el suspense sobre el film. La investigación personal del padre y su intención de actuar de motu propio, así como la cuestión de hasta dónde está dispuesto a llegar para localizar a su hija y a su amiga, llevan al espectador a enfrentarse con el dilema moral de la actuación del protagonista a lo largo del metraje de casi 150 minutos. A esto añadimos, un guión muy sólido, donde las pistas, aún pareciendo desviarse del caso, tienden a confluir en hechos que oscurecen todavía más su solución, mezclando personajes, intenciones y motivaciones, que convierten un mero caso de secuestro en mucho más. La película ofrece un producto que recuerda a grandes films como Seven o Zodiac. 
El ritmo, la bso, así como la ambientación de la película en un pequeño pueblo de EEUU, completan el marco perfecto para desarrollar una película desasosegante, dura y llena de suspense y emoción contenida. La capacidad de actuación de un padre desesperado, frente al trabajo infatigable del detective, pone en tela de juicio, las actuaciones a las que una persona es capaz de llegar, con tal de salvar a su hija o localizar a la secuestrada. Las motivaciones son similares, las actuaciones no, y precisamente esta es al disyuntiva que se presenta al espectador. Si además, el caso se complica en una red de terribles sucesos, el conjunto final resulta un estupendo y complejo thriller, dirigido con mano templada y en el que además contamos con el trabajo inestimable de Viola Davies, María Bello, Melissa Leo y Paul Dano.