Etiquetas

lunes, 29 de diciembre de 2014

"El Hobbit. La batalla de los cinco ejércitos"

Por fin descubrimos el final de la versión cinematográfica de "El Hobbit" realizada en tres partes por Peter Jackson. En esta última entrega, además de presentar el ataque del dragón Smaug a la Ciudad del Lago, la mayoría del metraje se dedica a narrar la Batalla de los Cinco Ejércitos. Si tenemos la curiosidad de indagar en el libro de Tolkien, descubriremos que el número total de páginas dedicadas a estos acontecimientos escasamente llegan a cuarenta o cincuenta. 
Por supuesto, el director, como en las dos películas anteriores, complementa el texto original, con las historias paralelas de Gandalf en su lucha contra la oscuridad y Sauron, el romance entre el enano Kili y la elfa Tauriel... El resultado final resulta irregular, como el conjunto de la trilogía, exageradamente alargada, aunque tengo que decir, que esta tercera parte creo que ha superado a una soporífera segunda película. 
Respecto  a los datos positivos, remarcar la construcción del personaje de Thorin, escudo de roble. Sin duda el protagonista de la película. Tras conquistar la Montaña Solitaria, su única intención es mantener su tesoro y hacerse con la Piedra del Arca. Esto le hará alejarse de sus compañeros y adentrarse en la oscuridad de la avaricia y el egoísmo. Sin embargo, en un último esfuerzo, la valentía y su compromiso con la libertad, hará de él uno de los firmes luchadores de la batalla. Para ello Bilbo, tendrá que enfrentarse a su amigo, aunando a los elfos de Thranduill y los hombres de Bardo, hasta forzar al enano a salir de la oscuridad. Incluso el duelo final de la película con Azog, uno de los personajes introducidos en la historia, aunque ausente del libro, resulta uno de las escenas más emocionantes de la película. La épica sí protagoniza gran parte de la parte final de la película y esto se agradece.
Respecto a los aspectos que no me cuadran, lo primero de todo comentar que los personajes de Gandalf y sobre todo Bilbo, tienden a desaparecer en una trama extensísima, quitando protagonismo a quien debiera serlo, al mismísimo hobbit. Logro vislumbrar un cierto aura, heredera del libro, en dos escenas. Una, la actuación de Bilbo, haciéndose con la Piedra del Arca y forzando la negociación entre elfos, enanos y hombres, y otro en el momento del final de la película, donde Bilbo exterioriza su amistad y orgullo por la figura de Thorin. Por lo demás, las historias artificiales de Kili y Tauriel y la inclusión de Légolas, plantean más preguntas y problemas que aciertos. Por último, en lo referido a los personajes, echo de menos una mayor presencia de Bardo, como líder de unos hombres, que en la película parecen meros pordioseros, y como no, de Bearn, que junto al rey enano Dain Pie de Hierro, debería mostrarse más en la batalla.
Me gustaría comentar y preguntarme, qué ha pasado con la excelente calidad de los efectos especiales de las anteriores entregas. En mi opinión, se echan en falta en ésta película. Para empezar la batalla aparece desbarazada, demasiado rápida y recortada, poco definida. La única novedad importante es la inclusión del ejército de enanos, de la que apenas podemos disfrutar. Su llegada es fulgurante. Sí que impresiona el muro de escudos que plantean para defender la montaña, pero después casi desaparecen de pantalla, a excepción de un espectacular Dain Pie de Hierro. Los elfos pasan casi desapercibidos, y el duelo entre Bolgo y Légolas, no creo que esté bien construido, por no decir nada de lo ridícula que parece la destrucción del puente en el que pelean, donde las piedras parecen piezas de domino, cayendo artificialmente. El punto fuerte de Peter Jackson, los efectos especiales, parecen abandonados a la deriva de una serie demasiado larga y poco concretizada, perdiendo el espíritu de la verdadera historia pensada por Tolkien. 
Creo que a Jackson se le escapó la magia que tuvo en la trilogía de ESDLA, tras caer el Anillo Unico en el volcán, junto a Gollum. Lo que hubiera sido la guinda a su buen hacer, si hubiera realizado una o como máximo dos películas sobre "El Hobbit", se ha convertido en una amalgama confusa y destejida de minutos y más minutos. Una lástima. 

6 comentarios:

  1. La tan esperada y deseada tercera entrega.

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo Iñigo, una saga hecha por encargo al estilo "blockbuster" sin muchas ganas y yendo a lo fácil, que no hace mucha justicia al libro y ni siquiera lo intenta con tanto rollo añadido para poder hacer una tercera película. Entretenida, pero podía haber sido una saga muuuucho mejor y en sólo dos películas. PJ se ha vendido del todo a la industria.

    ResponderEliminar
  3. De acuerdo en todo, Iñigo, y es una pena.

    ResponderEliminar