Etiquetas

jueves, 4 de septiembre de 2014

"Panzerfaust. El sitio de Berlín" - Ignacio García Zurita

Abril de 1945. La Alemania Nazi se encuentra arrinconada en Berlín y sus alrededores, frente a la masiva presión de las tropas soviéticas, que de una manera aplastante ahogan la resistencia de las tropas alemanas. Entre el 24 de abril y el 2 de mayo de aquel año, las últimas tropas resistentes en Berlín, lucharán por su vida, enfrentándose a un enemigo inmensamente superior. Esta es la historia de un grupo heterogéneo de soldados de diferentes países, que llevando el mismo uniforme, defienden lo único que les queda como propio, la capital del Reich y su vida.

La novela, no escarba en las razones de la derrota Nazi en el último mes de la guerra. Tampoco versa sobre las grandes tácticas, ofensivas o defensivas, de rusos y alemanes. Ni siquiera la protagonizan los mandos militares a los que más o menos todos conocemos. Los protagonistas son los soldados, suboficiales y oficiales, que abandonados por un régimen que todavía promete la victoria final, intentan sobrevivir ante lo inevitable, obedeciendo día tras día, la orden de contraatacar, calle por calle, con un número escaso de unidades, poca munición y limitados medios blindados, contra la marea imparable del ejército Rojo.  

La trama esta llena de combates, escaramuzas, contraataques casa por casa y cortos duelos de carros de combate. Poco importan las tácticas sobre el mapa. La idea es buscar un buen escondite y en el momento propicio, lanzar el panzerfaust y destruir alguno de los cientos de T-34 que campan con total libertad por las calles de Berlín. Y esto no es una labor fácil. Las tropas, desorganizadas y ya derrotadas, son una compleja mezcolanza de nacionalidades pertenecientes a las Waffen-SS y otras unidades. Los últimos defensores de la capital del Reich eran originarios de Letonia, Dinamarca, Suecia, Noruega e incluso Francia. Junto a grupos de alemanes supervivientes provenientes de la inútil defensa de Prusia Oriental, las tropas intentarán resistir la presión abrumadora del ejército soviético.

Por supuesto, durante la narración, entre combate y combate, en los escasos momentos de descanso, los soldados, intercambian opiniones sobre lo sucedido en tan escasos meses de retirada. No salen con proclamas ideológicas ni partidistas, ni siquiera se preocupan por su derrotado líder, Hitler. Su única intención es no morir e intentar resistir, incluso lanzando contraataques casi suicidas, a sabiendas que los rusos no aceptarán la rendición de los soldados que arrasaron los campos y ciudades de la Unión Soviética. Es matar o morir, y en este juego están involucrados todos y cada uno de ellos.

Con una narrativa ágil, un buen pulso narrativo en las batallas y combates, Ignacio consigue involucrar al lector, en las últimas horas de una ciudad llena de escombros, soldados desesperados y civiles aterrorizados. Tal es el ritmo, que apenas existe descanso en la lectura. Te sientes rodeado de ruinas, disparos, miedos y heroísmo, tal cual sucedió aquellos días, porque la verosimilitud es otro acierto del tratamiento del escritor en el libro. Se palpa el estudio que el autor ha realizado sobre los acontecimientos vividos durante el sitio de Berlín. Las retiradas calle a calle, los puntos de resistencia, la composición de las tropas y su manera de luchar en aquellos instantes fatídicos, están bien descritos, dando la sensación de haber realizado un estudio pormenorizado de las tácticas de guerrilla utilizadas aquellas jornadas. Si a esto añadimos que, algunos de los protagonistas de la novela vivieron realmente aquellos acontecimientos, como bien se señala en los apéndices del libro, el conjunto de la novela parece resultar bastante cercano a lo que sucedió aquellos días. Estamos ante una novela entretenida, bien narrada. Ensambla con calidad, la trama bélica, con el ritmo narrativo, creando un libro entretenido y convincente, obviamente, para el aficionado al género bélico.

2 comentarios: