Etiquetas

martes, 22 de julio de 2014

Roma - Termas de Caracalla

Los baños públicos mejor conservados de Roma y los más grandes hasta la construcción de las termas de Diocleciano. También llamadas las termas Antoninas, fueron construidas entre el 212 y el 217 d.C. Relativamente a desmano del centro de Roma, vale la pena visitarlas, por su conservación, en la que se pueden observar altos muros, bóvedas semidestruídas y restos de mosaicos. En su interior, la sensación de grandiosidad y lujo, todavía puede respirarse, mientras se pasea a lo largo de las estancias, que en otro tiempo fueron gradas, caldarium, tepidarium o natatio.












4 comentarios:

  1. ¿Tan altas y construidas en tapial?

    ¡Hermosas fotos, por Hércules!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Impresionantes y no puedo imaginar la espectacularidad de sus bóvedas.

      Eliminar
  2. Las termas son impresionantes, como casi todo lo que nos ha llegado del antiguo esplendor romano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues hoy comienzo una serie de entradas dedicadas enteramente a aquella Roma... Foros, Coliseo...

      Eliminar