Etiquetas

jueves, 29 de mayo de 2014

"Un amigo para Frank"

Jack Schreier se estrena en la dirección con una película situada en un futuro no muy lejano, donde un jubilado, ex ladrón de guante blanco, tiene que compartir su día a día, con un robot de compañía. Su hijo se lo ha regalado, al notar que su padre empieza a perder la memoria y a necesitar a alguien para realizar las labores básicas de la casa. A partir de esta premisa, comienza a florecer una "amistad necesaria" entre el veterano personaje interpretado por Frank Langella y el robot, construido específicamente para mejorar la calidad de vida de sus dueños.
La película transcurre como un cuento, en el que el anciano, frente a una senectud aburrida y desordenada debida a cierta complicación degenerativa, redescubre y recupera la ilusión de un pasado lleno de robos y aventuras. En contraposición, encontramos el desencuentro generacional con sus hijos, uno especialmente preocupado por la salud de su padre y otra, ligeramente alejada de la realidad que rodea al personaje de Langella. La relación especial de su personaje con el robot y con la bibliotecaria del pueblo, protagonizan una trama sencilla, con cierto tratamiento sentimental, pero sin edulcorar en exceso la historia, logrando que el espectador enfatice con el protagonista y la con fidelidad robótica y casi emocional del ser mecanizado.
Langella realiza un actuación llana pero no tibia, sin trampas, llena de detalles que acercan al espectador a la realidad de las enfermedades que tanto afectan a nuestros abuelos, pero que en este caso, se ven suavizadas por la verdadera relación, a veces por interés, que se crea con el robot. Además, la crítica hacia la excesiva automatización de los medios y a la desaparición de las emblemáticas bibliotecas que existen en cada pueblo y ciudad del mundo conocido, tiene su rincón, en una película amable. Sin ir más lejos, el análisis que realiza sobre la relación padres-hijos, da un toque de atención a las generaciones actuales y venideras. Susan Sarandon, en el papel de la bibliotecaria y algo más, y los conocidos, Liv Tyler y James Marsden, completan el grupo actoral de esta amable, cercana y en cierta manera crítica película, dedicada a la soledad, la ilusión y la esperanza de nuestros mayores, en una sociedad actual menos familiar y más individualista. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario