Etiquetas

viernes, 23 de mayo de 2014

"Mussolini y el fascismo italiano" - Alvaro Lozano

Hace un tiempo leí y reseñé el libro "La Alemania nazi", escrito por Alvaro Lozano y me quedé encantado con la manera tan directa y clara con la que este escritor contaba las diferentes teorías sobre el movimiento del partido nazi y su lider Adolf Hitler. Hasta tal punto me gustó, que inmediatamente me hice con otro de sus libros, en este caso el dedicado a Mussolini y al fascismo italiano, un tema sobre el que antes no había leído nada.

El autor, desgrana desde la figura de Mussolini, tratando primero su origen, tribulaciones y circunstancias personales, el movimiento del fascismo, que junto a su fundador, gobernó Italia desde el año 1922. Indudablemente, esta ideología, bebe de las experiencias de juventud del que llegará a ser dictador, que con una base periodística muy importante, fluctuó desde un socialismo comprometido hasta el totalitarismo nacional del fascismo fundado en 1921. Llama la atención, como Mussolini, busca su sitio en la política italiana, navegando entre la doctrina más socialista internacional, en la que no logra situarse ni encontrar acomodo, hasta crear con fundamentos más nacionalistas y de extrema derecha, lo que se convertirá en el movimiento fascista italiano. En este caso, como sucede en otros países, la democracia liberal de antes y después de la IGM no logra satisfacer los intereses y deseos del pueblo, que en muchos casos prefiere inclinarse por el socialismo proletario o por la derecha más nacionalista e intolerante. A todo ello, influye la situación económica de los países, que aunque ganadores en la IGM, como en el caso de Italia, no lograron involucrar a la población en las políticas internas de entre guerras.

A los largo de los capítulos, Lozano desgrana las circunstancias ideológicas, económicas y políticas que llevaron al fascismo al poder en 1922, bajo la guía de Mussolini. Una identificación clara en gestos, uniformes y el recuerdo de un pasado Imperial, hace que los italianos, desencantados con los gobiernos liberales, apoyen las pretendidos sueños renovadores y nacionalistas que les planteaba el partido fascista. Si a esto añadimos que la monarquía italiana subsiste y apoya la entrada en el gobierno de Mussolini, además de cierto entendimiento con la iglesia católica y el empresariado italiano, el advenimiento al poder será más natural de lo que a primera vista podría parecer.

A partir de ese momento, el autor nos va explicando los acontecimientos que protagonizaron la vida política de Italia entre 1922 y el comienzo de la IIGM. Por un lado encontramos un intento renovador pero irreal, de realzar la economía italiana. Además analiza los fundamentos de política interior y exterior. Por un lado, ciertos esfuerzos por renovar la economía, buscando fortalecer el músculo empresarial de Italia, aunque sin conseguirlo de una manera clara y definitiva. Las diferencias entre el norte y el sur, siguen siendo brutales y la capacidad auto suficiente del país sigue siento bastante limitada, tanto en industria, como en algo tan básico como la agricultura. Si a esto añadimos, los esfuerzos militares en el extranjero, en Etiopía y España, independientemente de sus logros y victorias, la carga sufrida por un país ya de por sí insuficientemente saneado, provocan que la situación global a finales de 1939, no sean las más propicias para la entrada en la IIGM, que provocará la caída de Mussolini definitivamente.

Es crucial ver como Italia se dirigió de manera inconsciente e injustificada hacia la alianza con la Alemania Nazi. Italia tenía una fuerza e industria militar desfasadas y una administración y una estructura política anquilosada, a lo que se suma una jerarquía política casi inexistente, debido a la acumulación de poder por parte de la figura de Mussolini. Si a esto añadimos el relativo poco compromiso y fervor del pueblo italiano hacia una guerra que en general se creía inapropiada, y una serie de decisiones militares tomadas al simple arbitrio del dictador, nos encontramos con una muerte anunciada, que llevó a la caída de Mussolini en 1943 y a su posterior muerte en 1945.

Cada uno de los capítulos tratados en el libro, analizan las diferentes teorías de los historiadores a la hora de valorar las diferentes circunstancias que rodearon al fascismo, su historia y la figura de Mussolini, lo que ayuda a objetivizar al máximo posible las características del movimiento con el entorno histórico del momento. Alvaro Lozano goza de una buena prosa, que hace de sus libros, interesantes y nada aburridos, logrando analizar y explicar de la manera más objetiva posible, los temas más intrincados y polémicos. No resulta menor el esfuerzo realizado en este libro, de interés para los aficionados que quieren acercarse al conocimiento de fascismo y su fundador, con todas su propias características particulares y diferenciadoras del periodo de entre guerras. Definitivamente, muy recomendable e ilustrador.




5 comentarios:

  1. Hay circunstancias de la Historia que conviene conocer, y no precisamente en plan superficial, cuando no tergiversado, sino con cierta profundidad y poder de crítica.
    Sabemos que la Historia se mueve en ciclos, muchas veces casi calcomanías de otras época y en estos momentos hay algunas circunstancias que recuerdan aquellos momentos del arranque del siglo pasado que algunos parecen olvidar alegremente.
    Me parece muy interesante el libro del diplomático español, igual que algunos otros de los que ha escrito antes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un muy buen escritor y divulgador, cierto.

      Eliminar
  2. Por cierto, el siguiente que caerá, el dedicado a Stalin.

    ResponderEliminar
  3. Tiene buena pinta. Pero hay tantos con buena pinta... :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lozano tiene la cualidad de estructurar muy bien sus libros y de hacerlo de manera amena y objetiva.

      Eliminar