Etiquetas

lunes, 7 de abril de 2014

"Byzantium"

La última película de Neil Jordan, ha sido estrenada simultáneamente en cine y en el Canal +. El veterano director británico nos lleva de viaje a la costa británica, para compartir la vida de dos mujeres que viven huyendo de su pasado, en situación autenticamente precaria. Se ven envueltas en un crimen sangriento y un hombre solitario y desgraciado las acoge en el hotelucho que acaba de heredar de su madre, recién fallecida. Este hotel se llama "Byzantium".
El director, se adentra en la temática, siempre oscura y a veces mal interpretada, de los vampiros. El tratamiento que realiza, es el de la visión de almas penitentes que huyen de su situación agobiante y solitaria, provocando a su alrededor una serie de situaciones no deseadas, pero inevitables. Una de las muchachas, ante su soledad en una vida eterna, busca refugio y cariño fuera de su entorno, e inevitablemente esto les acarreará muchos problemas.
La temática en la que indaga Neil Jordan, está más que trillada y creo, que con conocimiento de causa, el director pretende dar una visión más humana, no por ello menos oscura y sangrienta, a una trama que intenta separarse de la banalidad con la que las historias de vampiros ha sido tratada hasta ahora en el cine. Lo que sucede, es que independientemente del escenario y los personajes, el fondo de la historia es más de lo mismo. Personajes perseguidos, que intentan buscar una vida mejor, pero no consiguen separarse de su destino y su propia supervivencia, atada de por vida a su situación eterna.
Lo más acertado de la película, con mucho las dos protagonistas, Saoirse Ronan y Gemma Arterton. La primera, como siempre magistral, con su mirada siempre profunda y tan personal; la segunda en un papel rompedor, que la aleja de papeles insustanciales anteriores. Desde luego sin la participación de estas actrices, la película deambularía entre la pléyade de películas de vampiros y sangre, por lo que Jordan consigue aportar por medio de estos personajes, y un guión pretendidamente más humano, profundidad y cercanía a una temática demasiado trillada en los últimos tiempos.