Etiquetas

jueves, 27 de marzo de 2014

"Fantasmas, brujas y magos de Grecia y Roma" - Fernando Lillo Redonet

Editado en 2013 por la joven y entusiasta editorial Evohé, este no es el primer trabajo publicado por el autor Fernando Lillo para esta casa. En 2011, salió a la calle un interesante libro titulado "Gladiadores: Mitos y realidad", donde se embarca en un estudio ensayístico sobre la figura de los gladiadores y lo que rodeaba a su vida cotidiana y mitos creados a lo largo de la historia. En este caso, el autor nos presenta un libro que, podría decirse, se mueve en la misma línea que el anterior, si atendemos a la idea de su intención de aclararnos y mostrar luz sobre las historias relativas a esos personajes misteriosos y oscuros que llenan los textos y leyendas de la antigua Grecia y Roma: los fantasmas, las brujas y los magos.

Lo que esta claro, es que independientemente de la temática tratada, Fernando Lillo es capaz de transmitirnos la información de manera amena y atractiva, logrando seleccionar para el lector, aquellas historias y leyendas en las que estos personajes identifican mejor la filosofía y creencias de aquellos siglos de la historia clásica. Por otro lado, asumir que el autor cuenta con una bibliografía extensa en la que escudriñar los relatos que muestra en el ensayo, y para ello los toma de manera rigurosa y fidedigna de los textos originales, propios de los clásicos griegos y romanos, incluso extractando algunos párrafos completos, para asimilar de primera mano el espíritu que el autor pretendía imbuir en los textos.

Fernando Lillo, va enumerando capítulo a capítulo, aquellas figuras misteriosas de las que los escritores clásicos se aprovechaban para contar sus historias, ensalzando o perjudicando a célebres personajes, conforme se encontraban con los oscuros seres protagonistas del libro. Comienza narrando entretenidas historias sobre casas encantadas y fantasmas que se aparecían en estas, o por otro lado lo hacían como recuerdo de batallas o muertes violentas. Las apariciones podían buscar venganza o simplemente su propio descanso al señalar donde yacen y quien fue el autor de semejante agresión. Como no, y como no podía ser menos, nos trata también la figura de los muertos vivientes. Conforme avanza la lectura, el autor nos va desgranado el mundo de criaturas fantásticas que participan de las leyendas de las historias griegas y romanas, que tanto se mezclan con su mitología. Lamias, empusas, licántropos y estrigas protagonizan el segundo capítulo del libro. A partir del tercer capítulo, el autor se mete en vereda, escribiendo sobre los magos y las magas que poblaron los textos y la historia de aquella época, apareciendo nombres conocidos que han pasado a la historia por sus artes oscuras, como pueden ser: Pitágoras, Aristeas de Proconeso, Apolonio de Tiana, Apolonio de Abonutico o el famosísimo Simón, el mago, del que hablan determinados escritos apócrifos de la cristiandad. Algunos serán auténticos magos u hombres sabios, otros meros falsos brujos o profetas, que de una manera pretenden beneficiarse de la población crédula y arcaica. Por último, en su último capítulo, las magas y hechiceras, protagonizarán, junto a míticos personajes como Ulises o Jasón, historias épicas y tenebrosas. Algunas de ellas son tan conocidas como Circe o Medea. No podían faltar faltar algunas líneas dedicadas a las brujas alcahuetas, que tanto tenían que decir en amores, pócimas y engaños.

En definitiva, un libro agradable de leer, no muy extenso, que no llega a las 200 páginas, en las que el autor va enumerando y desgranando las situaciones en las que estos seres, reales o no, van apareciendo en el imaginario y en la literatura de escritores tan famosos como Apolodoro, Apuleyo, Cicerón, Esopo, Ovidio, Pausanias, Plutarco... y muchos más que aparecen citados a lo largo de todo el texto. Sin embargo, hecho de menos algo de analítica de lo que cuenta. El autor simplemente enumera, no analiza ni explica las circunstancias, la realidad que pudiera rodear a las historias o a la sociedad de entonces. El lector se entretiene, disfruta de la lectura del libro, pero simplemente como una consecución de cuentos o casos, eso sí, bien contados y ordenados. Realmente el libro es un compendio de textos clásicos en donde se tratan estos misteriosos personajes, pero sin ahondar apenas en su significado ni en su impacto en las sociedades griega y romana. 

2 comentarios:

  1. Pues vaya, tu comentario me desanima para comprar el libro, la verdad. Precisamente lo interesante de estos testimonios "paranormales" sería la exégesis de los mismos, algo que por ejemplo hacen Patrick Harpur en relación con los arquetipos junguianos o Peter Kingsley destacando la preeminencia del pensamiento mágico sobre el racionalista hasta la uniformización de Aristóteles (y que en España cuenta con David Hernández de la Fuente como epígono, por cierto enfrentado a Alberto Bernabé). Es muy ilustrativo que ya en época clásica se refiriesen fenómenos y sensaciones similares a las que nos cuentan en Cuarto Milenio y que muy seguramente retrotraen a un fondo mítico y religioso merecedor de un estudio detallado.

    Gracias por la reseña. ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El libro no es malo, lo que pasa que carece de cualquier carácter analítico o crítico,. Simplemente enumera las citas e historias al respecto de magos brujas, etc, que aparecen en los textos clásicos. Que no es poco, pero se hecha en falta algo más.

      Eliminar