Etiquetas

viernes, 10 de enero de 2014

"Zero Dark Thirty"

Kathryn Bigelow es una excepción entre la profesión de directores en el cine de Hollywood. Su trayectoria cinematográfica es larga, teniendo en cuenta que su primera cinta comercial es de 1982. En ella encontramos títulos tan interesantes como "Acero azul", "Le llaman Bodhi" o "Días extraños". Todas son películas del género de acción, muy masculinas, que de alguna manera situaban a la directora dentro de un mercado bastante localizado. Sin embargo, en 2008, su película "En tierra hostil" rompió todas las espectativas, al presentar una película que transcurría en la mal afamada guerra de Irak, en la que el protagonista es un artificiero con una personalidad muy peculiar y especialmente complicada. Logró ganar 6 premios Oscar, incluidos mejor película y dirección.

Poco después, se filtró la noticia de que estaba preparando una película que trataría sobre la búsqueda de Bin Laden. Mientras la dirigía, un comando especial de EEUU, en una operación secreta, localizó y eliminó en Pakistán al terrorista más buscado del mundo. Ante esta noticia, la directora modificó su guión y gracias a sus contactos y a la colaboración de la CIA, terminó de rodar la película que hoy reseño.

Con una solvencia y una seriedad fuera de lo común, Bigelow, nos presenta una película en la que pormemoriza durante 130 minutos la investigación de la CIA para localizar a Bin Laden, a los que se suma los últimos 25 minutos, en los que relata, casi a tiempo real, la operación realizada en territorio Pakistaní, con la que se acabó con la vida del terrorista. La directora, no presenta ningún tapujo ni pretende ocultar los medios que se utilizaron para conseguir dicha información. Se trata con especial crueldad y realismo las torturas que se llevaron a cabo en la indagación, y no se censura ni un ápice los actos realizados por los agentes de la CIA. Deja al espectador que analice los hechos y los juzgue. Nos cuenta de manera rigurosa, casi obsesiva, la persecución de la protagonista, Maya, por lograr localizar al Bin Laden. Pero sin manipulación, sino presentando claramente los medios que fueron necesarios para ello.

De ritmo pausado, pero firme y continuo, el montaje de la película es el protagonista que resulta imprescindible para lograr el resultado conseguido. Por otro lado, se acompaña de una magnífica fotografía y una bso de calidad, escrita por Alexandre Desplat. Pero sin duda, quien soporta el peso de este film, es la maravillosa actriz Jessica Chastain, que interpreta a la inteligente, obsesiva e incansable agente de la CIA. Su presencia ante la cámara, entre el cansancio de los años de persecución y su entereza en la labor de la investigación, muestran un gran equilibrio en la figura de esta estupenda actriz, que desgraciadamente a pesar de estar nominada a los oscar, no logró llevárselo. Se acompaña de un grupo de secundarios de un gran nivel, que sin duda la directora supo ensamblar y combinar hasta lograr una de las mejores películas del 2012. 

Solo me queda llamar la atención sobre esa última media hora, en la que Bigelow, nos muestra la operación militar nocturna de una manera impecable, fría, sin aspavientos ni fuegos de artificio, tan silenciosa como se produjo en realidad, evitando cualquier gesto patriótico ni exaltaciones gratuitas. Simplemente mostrándolo como debió ser. Solo por esto vale la pena.

2 comentarios:

  1. La segunda vez que la vi me gustó aún más. Muy buena sí señor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta mucho más que "En tierra hostil"... Gran película, cierto.

      Eliminar