Etiquetas

miércoles, 13 de noviembre de 2013

"The Americans" - Temporada 1

Sin duda la década de los años 80 fue una de esas épocas en las que la rivalidad entre dos naciones como EEUU y URSS llevaba a que los contendientes jugaran con pocas normas de juego y utilizaran todos los medios para vencer a su contrario. Por un lado estaba el poder nuclear y por otra el uso del espionaje de manera generalizada, como venía sucediendo desde los años 50, con el comienzo de la guerra fría.

Fox Televisión estrenó hace unos meses la primera temporada de la serie The Americans y en España ya se ha visionado el último capítulo de esta novedosa producción. Los hechos nos sitúan en Washington D.C., en el entorno de una familia aparentemente normal, pero que en realidad, sus progenitores son dos espías soviéticos que conviven desde hace muchos años en la sociedad americana sin que ni siquiera sus hijos conozcan este secreto.

Matthew Rhys y Keri Russell interpretan a esta pareja rusa que sin estar casados en la realidad actúan como un matrimonio y son padres de dos hijos. Forman parte de una cédula que actúa en misiones de espionaje siempre que reciben las consiguientes órdenes de Moscú. Mientras tanto intentan convivir de la manera más normal y típicamente americana. Todo ello conlleva crisis emocionales, diferentes maneras de ver, no solo la vida sino también su trabajo, una responsabilidad como padres... pero sobre todo, guiados por una fidelidad inequívoca hace la madre patria, la Unión Soviética.  

A lo largo de la temporada surgen personajes que poco a poco se harán un hueco en la serie. Un agente del FBI que llegará a la vecindad de los protagonistas, con los que entablará cierta amistad, una empleada de la embajada soviética que sin buscarlo entrará a jugar en el circuito del espionaje entre americanos y rusos, una agente soviética de alta jerarquía con la que nuestra pareja no congeniará, una amante americana disuesta a casarse por amor  o el personaje de un afroamericano que por dinero y algo más colaborará con nuestros espias.

A pesar de que la serie está bien dirigida y el ritmo resulta realista y apropiado, hecho en falta una mejor ambientación de los años en los que se desarrolla la trama. Es cierto que tanto aparatos tecnológicos, vehículos y elementos decorativos están bastante bien representados. Objetos como los míticos walkman o las viejas cazadoras de cuero, son icónos que no podian faltar en los 80. Pero me llama la atención el poco trabajo realizado en vestuario y peluquería, conceptos importantísimos de unos años impactantes visualmente, hablando en este aspecto estético. A veces me cuesta vislumbrar visulamente aquellos años de la era de Reagan.

La serie ha ido de más a menos, aunque en mi opinión, le falta cierto punch narrativo y ciertos golpes sorpresivos que no le vendrían mal a la segunda temporada, que estará por llegar en unos meses.

Respecto a los protagonistas, estupendo trabajo del cuasidesconocido Matthew Rhys y del veterano secundario Noah Emmerich. Respecto a Keri Russell, sigo teniendo mis dudas. No es una actriz a la que tenga mucha estima y su trabajo me resulta bastante plano. Aún así, a lo largo de los capítulos, ha conseguido hacerse con su personaje.

En definitiva, habrá que ver los derroteros por los que nos conducirá la segunda temporada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario