Etiquetas

jueves, 3 de octubre de 2013

"Una pistola en cada mano"

Esta película de marcado perfil masculino, nos cuenta de manera paralela, para luego converger al final de la película, las experiencias de ocho hombres de entre 45 y 50 años, que por circunstancias de la vida comparten entre ellos o con alguna de las actrices femeninas, sus debilidades, dudas, inseguridades y lances amorosos. Porque se trata de eso precisamente, radiografiar la vida amorosa de los ocho protagonistas, como componentes de una generación.

En las diferentes situaciones que se presenta en la pantalla, nos encontramos con matrimonios rotos, adulterios descubiertos y otros deseados, citas con el psiquiatra, claros arrepentidos  y casos perdidos, los que siempre estuvieron solos y los que no pueden vivir solos. La película nos retrata un perfil de hombre moderno, pero incapaz de comunicarse abiertamente con su pareja, que se escucha a si mismo, pero le cuesta mucho abrirse a los demás. Es como cuando en un momento de la película, se comparan las conversaciones de las mujeres, en las que estas comparten con sus amigas sus intimidades, con las reuniones de los hombres en las que se habla de todo menos de uno mismo. Lo curioso y desconcertante, es que de una manera u otra, no es dificil verse reflejado en, al menos, algún detalle de los casos descritos.

El guión es inteligente y está compuesto con gran conocimiento de la naturaleza humana. Resulta fresco, a la vez que profundo en sus situaciones, que sin ser un drama, roza la tragedia humana, y sin ser una comedia, es inevitable sonreír frente a más de una de las escenas de la película.

Si a esto acompañamos con un plantel impresionante de actores, no se puede decir más. Lo mejor de una generación de actores, con un bagaje importante, completan unas interpretaciones llenas de naturalidad y verosimilitud, mediante las que se nos desvelan a lo largo de esta radiografía humana, los cuadros personales de sus protagonistas. Por cierto, a los que acompañan cuatro estupendas actrices que se identifican con la parte fuerte y segura de unas relaciones, en las que el hombre, deja de ser el pilar de la relación, para convertirse en la parte más endeble de la pareja.

En definitiva, una película coral, con estupendas interpretaciones, frescas y sólidas, que hace replantearnos a los hombres nuestro sitio en las relaciones con el sexo femenino. Un cuadro del que deberíamos aprender y ante el que también, por qué no, nos deberíamos reir.


2 comentarios:

  1. Respuestas
    1. DIvertida pero con matices. Los protagonistas dan un poco de penilla... Merece la pena.

      Eliminar