Etiquetas

miércoles, 18 de septiembre de 2013

"The Newsroom" - Temporada 2


Aaron Sorkin es uno de los gurús más considerados en el mundo televisivo de los EEUU. Creador de "El ala oeste de la Casa Blanca", consiguió introducir al espectador durante siete temporadas en los entresijos de las decisiones que el presidente de los Estados Unidos tomaba a lo largo de su legislatura. Reconocido demócrata, no evita introducir en sus creaciones los ideales y principios propios de este partido político americano.

En 2011 se lanzó a antena su nueva serie. En este caso sus protagonistas son los miembros, directiva y empleados, de una cadena de televisión de ámbito nacional norte americana, y también en este caso de corte demócrata. Eso sí, el protagonista, Jeff Daniels, que encarna al presentador estrella de la cadena, es republicano. Y ésta es la carta con la que el creador de la serie, juega para apoyar al partido demócrata y criticar a los sectores más duros del partido republicano.

La primera temporada, en mi opinión, se pierde en los dimes y diretes de un romance a tres bandas en los que se ven envueltos tres de los empleados de la televisión... Por otro lado, se muestra una dura crítica al "Tea Party", no solo como parte de un grupo importante de los republicanos, sino con su participación en la carrera electoral de Sarah Palin, como candidata a la vice presidencia  de John MCain. En mi opinión, la subjetividad de la serie estaba por encima de la calidad y del entretenimiento, que creo que debía producir en el espectador. En definitiva, creo que tenía demasiada carga política.

Por ello, cuando empecé a visionar la segunda temporada, lo hice con cierto recelo. Sin embargo, esta segunda tanda de nueve capítulos, me ha parecido de mucha más calidad, tanto televisiva como a la hora de reflejar las vicisitudes de una determinada cadena de televisión y sus empleados para sacar adelante las noticias que van llegando al set de la televisión. En este caso, se les presenta la disyuntiva de comunicar en antena y dentro de su franja horaria estelar, una noticia que de ser verdad, implicaría al mismísimo gobierno de los EEUU y a su ejército en un asunto francamente crítico. La investigación que se realiza de la noticia, mediante declaraciones, informantes, reuniones de los equipos de redacción y producción, nos hacen viajar por la deontología del periodismo y la obligación de informar al espectador y al ciudadano americano, jugando con el derecho de defensa y el patriotismo de los protagonistas. Además la serie empieza en un momento en que los hechos ya se han disparado y poco a poco, los capítulos nos enseñan el por qué de la situación y los pasos que han llevado a ella. En este aspecto, la forma de contarlo, nos lleva del suspense a la expectación, de una manera maravillosa.

Paralelamente, una subtrama camina hacia las elecciones en las que Obama opta a su reelección frente al candidato republicano, Rommney. La forma de contar la carrera electoral resulta menos subjetiva y más entretenida, en mi opinión, que lo realizado en su primera temporada. Por todo ello, pienso que la calidad de esta temporada es cualitativamente superior a la anterior, por su objetividad y por su acercamiento más real y sincero al mundo del periodismo, independientemente de la ideología política de su creador.



2 comentarios:

  1. Ojalá hubiesen sido ocho... pero 'El ala oeste...' tuvo siete temporadas. ;-)

    'The Newsroom' nunca dejó de lado la "carga política": la segunda temporada es tan "política" como la primera, o incluso más... sólo que ahora no es únicamente Will McAvoy quien apreta el gatillo.

    La serie sigue por la senda trazada en la primera entrega, con personajes que ya conocemos. Se presenta una trama 'in media res', deconstruida, y de la que progresivamente vamos conociendo más detalles. Si hay que achacarle alguna crítica a esta segunda entrega es el acercamiento a las elecciones estadounidenses de 2012; escueto, mucho más escueto de lo esperado, con un excesivo detalle a la presencia de Jim Harper en la precampaña. Y el misterio acerca del pelo de Maggie al final ha quedado un poco... bluff.

    En lo que sigue siendo una marca de la casa, los diálogos siguen tan vibrantes e incluso irreales como siempre, y siempre hay entre líneas mucho más de lo que se dice o escucha. Y Sorkin sigue poniendo el dedo en la llaga... con la misma frescura y tono incisivo del principio. Veremos la 3ª temporada, pero esta vez el reloj se les va a echar encima...

    ResponderEliminar
  2. Pues creo que esta temporada tiene menos carga política... Es más, con el seguimiento a las elecciones podrían haber centrado más la serie en la carrera de Rommney, pero como bien dices, no lo hacen.
    Por cierto, gracias por el apunte del número de temporadas de "El ala..."

    ResponderEliminar