Etiquetas

jueves, 27 de junio de 2013

"Skyfall"





“Skyfall” es la última película de James Bond y fue estrenada en 2012. Es la tercera vez que Daniel Craig interpreta al agente secreto y su lanzamiento se produce después de que la anterior titulada “Quantum of Solace”, fuese una de las peores películas de la serie y la productora que tiene los derechos de James Bond pasara por severos problemas económicos. En esta ocasión, y con la iniciativa de re-escribir el perfil y el tratamiento del agente secreto, se encargó la dirección de la película a un realizador, no especialmente habituado a este tipo de films de acción, pero con una carrera más que solvente a sus espaldas. Nos referimos a Sam Mendes, director de las espléndidas “American Beauty”, “Camino de Perdición” o “Revolutionary Road”. 
A esto hay que añadir la pretensión de la productora de hacer cambios en la serie, con lo que esta película es el eslabón hacia una nueva línea de personajes y tratamiento de James Bond. Por un lado, es la última interpretación de Judi Dench en el papel de “M”, que al final de la película se verá sustituida por el actor Ralph Fiennes. Aparece y se retoma de las clásicas películas de Bond el papel de Mony Penny, como la secretaria de “M” y nos encontramos a un “Q” rejuvenecido y experto en redes e informática. A su vez a lo largo de la película se pone en tela de juicio la edad y la solvencia del agente James Bond, que tendrá que demostrar que todavía sirve a su Majestad como en sus mejores tiempos. 
Una de las apuestas de la película es la figura del malvado enemigo de Bond. En este caso el papel lo interpreta Javier Bardem, que realiza un trabajo de calidad, sobre todo en su primera aparición, donde tiene un monólogo por el que será recordado como uno de los mejores malos de la serie. Sin embargo, y no por su culpa si no por exigencias del guión, la interpretación se va malogrando conforme avanza la trama, convirtiéndose en un mero esperpento y una hilarante caricatura del personaje inicial, quedando su interpretación muy difuminada. 
Sam Mendes se encuentra con un problema de difícil solución. Y es que no tiene experiencia en las escenas de acción y se nota, y en comparación con los momentos del guión en los que se plantean temas más profundos sobre los propios pilares del servicio secreto británico, muestra mucho desequilibrio, dejando una sensación de inconsistencia a lo largo de su metraje. Por otro lado me pregunto por qué es tan mala la calidad del metraje dedicado a la estancia de Bond en Macao. Realmente el bajón en este tramo es inmenso y la actuación de la actriz Berenice Marlohe es absolutamente deprimente. 

No me queda más que añadir que, como siempre los títulos iniciales de la película, con la canción de Adele, parece que se trabajen como una película aparte, siendo garantía de calidad, además de unos efectos de sonido extraordinarios, que recibieron junto a la cantante, sendos Oscars. En definitiva un buen intento de relanzar al personaje que, con un poco más de esfuerzo, en la próxima entrega de la serie podría ponerse al nivel de la primera película que interpretara  Craig, “Casino Royal”, que sigue siendo, en mi opinión, la mejor de esta última etapa de James Bond, sin duda alguna.

2 comentarios:

  1. Bardem tiene algunas escenas muy buenas y creo que sabe transmitir muy bien la personalidad del malvado Silva (creo que se llamaba así)

    ResponderEliminar
  2. Si, sobre todo la primera en la que aparece y tiene a Bond atado a la silla. Luego su personaje baja enteros hasta convertirse en un malote muy loco... Pero, efectivamente Bardem está bastante bien en el papel.

    ResponderEliminar