Etiquetas

domingo, 9 de junio de 2013

"El Dilema"


Michael Mann dirigió “El Dilema” en 1999. Este director, no especialmente prolífico, que suele estrenar película cada 4 o 5 años, está catalogado como uno de los clásicos modernos del mundo cinematográfico. La preparación de sus películas, junto a su manera de dirigirlas, hace que se le considere uno de los más solventes creadores de la actualidad. Películas como “Hunter”, “El último mohicano”, “Heat” o “Colateral” son ejemplos destacados de su buen hacer. 

El argumento de esta película nos sumerge en el mundo de las tabacaleras americanas y la lucha contra el tabaco y su adicción en los Estados Unidos. Un ex directivo y químico de una de las mayores tabacaleras norteamericanas, ha descubierto que la industria del tabaco manipula ciertas sustancias para crear adicción en los fumadores. El productor televisivo del famoso programa “60 minutos” consigue una entrevista en la que acusa de estos hechos a las grandes multinacionales. Las consecuencias, al revelar la verdad a la opinión pública, hace que la situación afecte a la vida de los protagonistas.

Realmente en esta película, se cuentan de manera bastante realista los secretos y manipulaciones de las tabacaleras, el cómo blindan los contratos de su personal con las cláusulas de no rebelación de secretos de la empresa. Habla de la libertad de prensa y de opinión, de la presión que pueden ejercer ciertos lobbies en los medios de comunicación y de la manipulación informativa del quienes ostentan el llamado cuarto poder. 

Un maravilloso y sólido Al Pacino interpreta el papel del productor del programa de televisión. Un personaje que sabe presionar, convencer a las personas para que hablen delante de una cámara sobre cosas que interesan al telespectador. Un productor que siempre cumple su palabra y jamás ha abandonado a sus entrevistados. Un profesional que domina el medio y tiene control total sobre un programa que es el hit de la cadena… Y es aquí cuando se plantea en la película dónde está la frontera entre el periodismo y la ética del profesional, hasta dónde sirve la palabra dada frente al poder del dinero y los fines de las grandes cadenas televisivas. Al Pacino borda el personaje, goza de un guión plenamente sólido, que hace que el actor pueda disfrutar de un papel que plantea en la película temas como la moralidad, la manipulación periodística y las vinculaciones de los lobbies con los grandes medios de comunicación. 

El otro pilar de la película es el personaje del ex empleado de la tabacalera interpretado por Russell Crowe. Posiblemente en su mejor papel, interpreta a un cabeza de familia, que despedido y presionado por la empresa decide contar al mundo la verdad sobre la industria del tabaco. Esto hará tambalear su vida personal y le colocará ante la opinión pública, planteando su vulnerabilidad frente a manipulaciones, juegos de poder y batallas empresariales. Su caracterización e interpretación es la más convincente de su carrera y la verdad es, que resulta realista y llena de matices.

El resultado es una película muy bien realizada, que disfruta de un grandísimo guión y un buen trabajo de los actores. Llamar la atención en los actores secundarios, sobre todo en un espléndido Christopher Plumier, que completa el equipo de trabajo,  junto con Al Pacino,  del programa “60 minutos”. En definitiva estamos ante una película con mensaje, muy bien interpretada y con un montaje soberbio que caracteriza a Michael Mann como uno de los mejores directores del panorama actual.     

2 comentarios:

  1. Russell Crowe es uno de esos actores que, no sé por qué razón, no acaba de caer en gracia y la verdad es que tiene grandes interpretaciones en alguna de sus pelis.

    ResponderEliminar
  2. Pero no termina de entrar en el grupo de los grandes. Yo creo que es un tema de selección de papeles. En esta película esta muy bien. "L.A. Confidential", "American Gangster" y "Master & Commander" son las películas con su papeles más redondos. Pero tiene mucha película floja en su carrera. Demasiada.

    ResponderEliminar